La explosión de una bomba casera en un restaurante de Mississauga, ciudad situada a unos 30 kilómetros al oeste de Toronto (Canadá), hirió a no menos de 15 personas, pero las autoridades sostienen que no parece ser terrorismo. Tres de los heridos, que en un primer momento se encontraban en estado crítico, mejoraron en las últimas horas.

La jefa de la Policía Regional de Peel, Jennifer Evans, afirmó este viernes durante una rueda de prensa que «no hay indicios de que sea un atentado terrorista o un crimen de odio» pero que la Policía no ha descartado ninguna hipótesis porque la investigación acaba de empezar.


El ataque fue a las 22.32 (hora local) en el momento en el que en el restaurante se estaban celebrando dos fiestas privadas de cumpleaños a la que asistían, entre otros, niños menores de 10 años de edad. Evans afirmó que no hay información si el explosivo estaba dirigido a los asistentes de una de las dos fiestas de cumpleaños.

bomba en un restaurante de Canada

Los investigadores difundieron una descripción de los sospechosos y una imagen captada por una cámara de seguridad. La policía estima que miden en torno a 1,80 metros, tienen complexión delgada y llevaban el rostro cubierto. Según la imagen facilitada vestían jeans, camperas oscuras con la capucha puesta, remera gris y zapatillas de color oscuro.

Categorías: Notas y Noticias