Estimado compañero, le escribo esta breve carta llena de preguntas porque me cansé de hacérmelas a mí en soledad. Entiendo que ud. tendrá algunas respuestas, y si no las tiene, por lo menos las va a buscar.

Explíqueme compañero si solamente yo noto que mientras se burlaban del uso de las redes sociales porque “no entiende nada de política y no sabe hacer campaña”, ganó las elecciones. Un outsider, compañero. Sin carisma y sin formación política, un tipo “que no sabe hacer campaña”. Bien asesorado. Bien ejecutado.

Ahora los compañeros se ríen de su falta de modales católicos. No sabe persignarse. ¿A quién le importa eso? ¿A la iglesia? ¿A Francisco? ¿O solamente a los compañeros? ¿Y a la gente qué le importa realmente?

Macri no tiene un pelo de estadista (por lo menos si lo miramos con el cristal político tradicional), pero es un líder del siglo XXI. Es el tipo de dirigente que quiere la gente que emprende, la gente que habla de autos eléctricos, de nanotecnología, de impresión 3D, de coworking, la gente que dice homeoffice, call, meeting, startup y otros mil anglicismos en cada conversación. Y adivine compañero: Son la mayoría.

Compañero, estamos tan preocupados por romper lo ajeno que no podemos construir lo propio. Vino Urtubey a Misiones. Lo recibieron más exradicales que peronistas. ¿Qué nos pasa compañero? ¿Es más importante tener la razón que ganar elecciones? ¿Desde cuando? ¿Para quiénes? Es cierto que el salteño no es la reencarnación del General, pero admitamos que la Jefa tampoco lo era ni lo va a ser. Dentro de nuestras filas, desordenadas, confundidas, distraídas, violentas y violentadas; Juanma es lo más parecido a eso que le contaba que busca la gente, ¿no?

Las falencias que acompañan al gran movimiento argentino desde el día uno, son las mismas hoy: las internas. Que adentro, que afuera, que la discusión tiene que ser con todos, pero sin el kirchnerismo, etc. Nadie quiere dejar intereses de lado y lo arriesgan todo. Nadie de su trayectoria dentro del partido puede no reconocer que CFK no vuelve. ¿Pero tampoco va a negociar que no sea otro que el chivo Rossi? ¿O Axel?

Compañero también sé que, pese a que se aferra a “los mejores días”, vive de actualidad también. No es solo doctrina peronista la que consume y profesa (ya con cada vez menos atención por parte de interlocutores), sino que también se informa a través de las redes sociales. Soy consciente de los orgasmos que tienen los compañeros cada vez que Ella tuitea. Con su espontaneidad. Con sus términos “nuevos”. Los haces sentir que nunca se fue, pero que va a volver, ¿no?

Los tiempos políticos dejaron de ser únicamente electorales compañero. La política dejó de ser pasado. La política es ahora y es futuro. Los que entiendan lo segundo, son los que más chances de imponerse en 2019 tendrán. O de sobrevivir.

Cuidado compañero, las elecciones se ganan con votos, no con chicanas y memes.

Hasta la victoria siempre, que se pueda.

Categorías: Notas y Noticias