En su momento, quizás todos recuerden la campaña de la marca de televisores argentina Noblex, que aseguró a quienes adquirieron algunos televisores de su línea, durante un lapso determinado, que si la selección Argentina no clasificaba al mundial de Rusia, les devolvería el dinero y podrían quedarse con el electrodoméstico. No pequeño habrá sido el susto que se llevaron, ya que no fue sino hasta el último partido, y a la expectativa de otros resultados, que nuestro país logró su ticket, y con ello se salvaron de perder millones de pesos. Se estima que fueron casi 1000 los televisores registrados dentro de la promo, cuyo valor superaba el millón de dólares.

Hace unos meses, y en parte entusiasmados por el constante crecimiento de su selección, la empresa belga Krefel apostó a una campaña similar: si Bélgica, en ese entonces ya clasificada para el mundial, lograba convertir más de 15 goles, devolverían a los clientes, euro por euro, el monto pagado por los televisores adquiridos en el marco de la promoción.

A ver, analicemos. Un mundial tiene un máximo de 7 partidos, lo que implica un promedio de más de 2 goles por partido. Bélgica, a pesar del boom de los últimos años, no es una selección con gran trayectoria mundialista. De hecho, su mejor resultado hasta esta edición, fue un nada despreciable 4to puesto en el glorioso México ´86, aunque anteriormente nunca había terminado entre los 8 primeros. Sin embargo, después de fracasar para clasificar en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, llegó a Brasil 2014 como candidato, pero se topó con una inspirada Argentina, y para Rusia clasificó con mucha comodidad, es decir, a pesar de ser difícil que se gatille la cláusula para activar la promoción, a juzgar por la evolución de los belgas, tampoco parecía imposible… pero creo que pocos se esperaban lo que iba a pasar.

Arrancó mejorando el promedio de 2 goles por partido, triunfando sobre Panamá por 3-0. Luego, un vapuleo a Túnez por 5-2 lo llevó a la mitad de lo requerido, con tan solo 2 partidos. Los ejecutivos de Krefel, a pesar de que seguramente estaban felices por cómo le iba a su país, también habrán empezado a poner cara de preocupación. Un gol más a Inglaterra, clasificación a octavos de final, y en ese momento 3 goles a Japón y después 2 a Brasil para llegar a semifinales.

En este momento, Bélgica lleva 14 goles convertidos, y todavía tiene un mínimo de 2 partidos por jugar: la semifinal y la eventual final, aunque en caso de perder el primero, falta el partido por el 3er y 4to puesto. Es decir que actualmente, con convertir 1 gol por partido, Krefel tendrá que desembolsillar muchísimo dinero.

Millones de personas deben estar pasionalmente alentando por su selección, que se mide en un rato frente a Francia, pero de algo estoy seguro: cada grito de gol va a tener un interesante plus, de la mano de la posibilidad de tener un televisor nuevo de forma gratuita. Yo no soy un experto en fútbol, sin embargo creo que su desempeño hasta ahora habla por sí solo, y es tal, que faltando 2 partidos, ya puso a la compañía Krefel en jaque. ¿Y vos qué pensás? ¿Se dará el jaque mate?

Categorías: Notas y Noticias