Los jugadores de Boca Juniors denunciaron que “le tiraron de todo” al colectivo cuando ingresaban al estadio Monumental para jugar el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores ante River.

Los médicos de la Conmebol están revisando a los jugadores afectados por el gas pimienta. Tevez y Almedra están con vómitos en el vestuario. El partido podría postergarse una hora y, si no se recuperan, hasta hay riesgo de suspensión.

Uno de los jugadores tendría una astilla de vidrio en un ojo y un corte en uno de sus brazos. Vergüenza total para el fútbol argentino.

— Milénico (@MilenicoTM) 24 de noviembre de 2018


De nuevo, vergüenza total para el fútbol argentino.

Etiquetas: