La semana pasada vimos los consejos de la NASA para rescatar a Tony Star, pero Carlos Córdoba nos hace pensar en cuan posible sería esta hazaña:

Todavía no hemos podido recuperar el aliento luego de ver, como después de todo el sacrificio de vidas realizado por nuestros héroes, Thor falla en su venganza al no poder impedir el fatídico chasquido de dedos por parte de Thanos, con el que eliminaría la mitad de la población del universo y ya apareció un tráiler de la continuación de Infinity War que nos muestra (sugiere) escuetamente lo que vendrá. En el adelanto de la nueva peli, podemos ver como figura central del clip, a Tony Stark viajando a la deriva por el espacio, grabando un bitácora de viaje, ante una inminente destino fatal; tanto fue el alboroto que causo el adelanto de la peli, que la misma NASA, si, la agencia norteamericana encargada de la administración de la Aeronáutica y del Espacio, envió unos twits, dando algunos consejos de cómo hacer para rescatar al gran Tony Stark de su deriva espacial.

A ver, juguemos un poco con estas ideas y algo de ciencia. Primeramente, a mi entender, los únicos que podrían salvar a Iron Man, son Thor, generando un Bifrost con su nuevo martillo Stormbreaker, la Capitana Marvel con sus increíbles poderes o el mismísimo Thanos, con los poderes que le otorgan las gemas del infinito, lo cual significaría un giro argumental interesante; quitando a estos personajes, tanto en el Universo Marvel (al menos los presentados hasta ahora) como en nuestro universo, sería imposible rescatar a nuestro héroe favorito; veamos el porqué de esta afirmación.

Según los eventos relatados en Infinity War, Tony Stark quedó varado en el planeta Titán después de ser derrotado por Thanos y según adelanta el tráiler de la nueva entrega de Avengers, al parecer, pudo reparar una nave (suponemos que lo hizo usando algunas partes de Nébula) y emprender el viaje de regreso a la tierra. Según el comic y la enciclopedia Marvel, Titán es una de las lunas de Saturno, donde alguna vez llego a vivir la raza de Thanos, pero según se ve en la película, Titán es un planeta, un poco maltrecho, pero con atmosfera, en una lugar indefinido de la galaxia (¿será la vía láctea?). Supongamos que se trate de Titán, la luna de Saturno, esta se encuentra a unos 1500 millones de kilómetros de la tierra, con la tecnología con la que contamos actualmente, viajar hasta allí nos llevaría aproximadamente… ¡7 años!.

La cosa es así, cada vez que mandamos una de nuestras naves al espacio, ya sea, para colocar un satélite o darse una vueltita por la estación espacial, deben ir montadas en unos cohetes articulados gigantes (cohetes Saturno) llenos de combustible, los que le permitirán alcanzar la velocidad de escape de la gravedad, 11 Km/s (unos lindos 40 mil Km/h). Una vez en el espacio, la nave puede alcanzar unos 300 mil Km/h, hasta llegar a la luna, demoraría unos 3 días, llegar a Marte tomaría un promedio de 170 días, a Saturno 7 años como dijimos y hasta Plutón por ejemplo, 10 años.

Ahora, supongamos (es lo único que podemos hacer por ahora) que se trata de un planeta fuera de nuestro sistema solar, incluso, podría tratarse de un planeta ubicado en otra galaxia por ejemplo, siendo que hasta Plutón nos tomaría 10 años, el objeto lanzado desde la tierra que más lejos llego, fue el Voyager I, que en 40 años de viaje, apenas salió de la heliosfera (límite del campo de influencia de nuestro sol), llegar a la estrella más cercana no tomaría 4 años a la velocidad de la luz. O sea, primero tendríamos que fabricar motores como los usados en Star Trek (de curvatura) o en Star Wars (hiperimpulsores), luego, pensar en tipo de energía con el cual alimentar a esos motores; la energía atómica no alcanzaría y la antimateria, apenas esta teorizada y por último, los materiales con los cuales construir la nave y el sistema de navegación. Todos estos aspectos, ya fueron solucionados desde la ciencia ficción, pero en nuestra realidad, todavía nos faltan muchos años de investigación. Conclusión, todavía tendremos que esperar al estreno de la nueva entrega de Avengers para saber cómo zafa el gran Tony, porque si su rescate dependiera de los recursos con los que contamos en nuestro universo, estaría en el horno.