El ministro de Trabajo y Empleo de la Provincia, Juan Carlos Agulla, se reunió hoy en el Eldorado con gerentes de la fábrica de zapatillas Dass y con dirigentes sindicales del sector a efectos de evaluar la situación planteada con respecto al despido de 175 obreros en la jornada del martes último.

El titular de la cartera laboral, del subsecretario de trabajo, Jorge Valenzuela, mantuvieron un encuentro con los empresarios, a quienes les manifestaron la «disconformidad por las maneras de comunicar los despidos y por la forma que trataron a los empleados, como también por la falta de comunicación institucional con el ministerio provincial, habida cuenta que en Eldorado existe una delegación del organismo laboral, fundamentalmente por nuestro gobierno es un gobierno preocupado por la cuestión social y podrían haberse buscado otras formas que atenúen el impacto de la situación planteada. También se recalcó que «no se respeto el procedimiento preventivo de crisis y que no se habrían ajustado al Decreto de Necesidad y Urgencia que obliga a una comunicación previa a las autoridades del área a nivel nacional».

Los representantes de la empresa indicaron que «hemos comunicado la decisión con antelación a la Secretaría de Trabajo y Empleo de la Nación vía nuestros apoderados en Buenos Aires y que en la reunión se encontraban representantes gremiales». Agulla les explicó que  «nos hemos comunicado telefónicamente con la secretaría y no tenían registros de la notificación, aunque le reconocieron que la falta de una respuesta formal podría deberse al cambio de autoridades registrado el martes en dicho organismo nacional y que de no ser así, serían pasibles de las multas que prevé tal decreto del Poder Ejecutivo Nacional».

Tras ello, Agulla y Valenzuela, junto al intendente municipal Norberto Aguirre se reunieron con los delegados de los trabajadores, que reiteraron su queja por «los errores procedimentales y la manera que la empresa despidió a los obreros. si bien reconocieron  que desde hace dos años la empresa viene reconvirtiéndose por la recesión económica que afecta al país. Recalcaron su preocupación por los compañeros despedidos y se mostraron alertas por el futuro de los que continúan en la empresa ante la incertidumbre existente».

En el segundo encuentro con los directivos, los funcionarios laborales recibieron «datos estadísticos que reflejan la reducción del 50 por ciento en la producción de la fábrica, que esta dirigida exclusivamente al mercado nacional y puntualizaron que depositaron el monto de la indemnización en la cuenta bancaria de cada uno de los despedidos y que todos se presentaron a cobrar».

El ministro de Trabajo reiteró la predisposición del gobierno provincial para buscar en forma conjunta soluciones  que minimicen los conflictos que puedan afectar el mantenimiento de las fuentes laborales de los misioneros.