La serie es una comedia que, de entrada, uno no termina de entender “en qué año” sucede, porque transmite una identidad bastante ochentosa pero a la vez muy muy muy del siglo XXI porque trata el sexo adolescente de frente.

A ver chiques, entre Élite, Stranger Things, Skam, 13 razones, The End of the Fucking World, Derry Girls, etc, nos queda claro que la Generación Z (2000 en adelante) nos está copando la parada. Esta gurisada nació en la la era del consumo on demand y demandan ficciones con las que identificarse. De esto también se trata Sex Education, una producción británica (creada por Laurie Nunn), estrenada hoy, que como no es difícil adivinar trata en abundancia sobre sexo. Su protagonista, Otis Milburn (Asa Butterfield), es el hijo de la sexóloga Jean Milburn, interpretada por Gillian Anderson (Scully en Expedientes X). Con pocas habilidades sociales y virgen (¿te recuerda a alguien en la secundaria?), que termina volviéndose en el gurú sexual de la escuela, para sus compañeros, aprovechando todo lo que viene escuchando en su casa.

La idea del consultorio clandestino es de Maeve Wiley (Emma Mackey), la infaltable “chica mala”. Es la encargada de gestionar los contactos y la plata para que Otis (quien obviamente está enamorado de ella) resuelva los problemas más íntimos del resto de alumnos.

“Me dí cuenta de que estás fingiendo que te masturbás y me preguntaba si querés hablar de eso”

La premisa de aportar solución dudas sexuales de sus compañeros sirve de excusa para exponer sus propios problemas sexuales (a pesar de contar con una madre que, según se ve en el tráiler, está dispuesta a abordar el tema en cualquier lugar y momento). Tamaño genital, vello incontrolable o inseguridades en las primeras veces en pareja son algunas de las inquietudes que rondan las cabezas de aquellos que atienden a su despertar sexual y a las que la serie da visibilidad.

A ver, es cierto, el sexo no es ningún hallazgo en una serie adolescente, pero nos parece que sí lo son estas narrativas en torno a él, a la relación con el propio cuerpo y a asuntos como identidades de género u orientación sexual. En la serie el mejor amigo de Otis es Eric Effiong (Ncuti Gatwa), homosexual e hijo de padres muy religiosos que hace tutoriales de maquillaje en YouTube a escondidas, por ejemplo. Además, según leímos en reseñas de medios especializados, hay que destacar que la falta de experiencia del protagonista no se trata como un continuo chiste. Gol.

El apetito sexual de Maeve, empoderada y que lo disfruta, es una característica del personaje que va a generar engagement rápidamente con las millennials y Zs que la vean. La forma en la que se tratan los temas, a pesar de la comedia, termina siendo didáctica por la naturalidad y la cercanía con la que se abordan.

El papel que juega internet a la hora de informar sobre sexo a los adolescentes es innegable, los chicos y chicas de entre 14 y 17 años encuentran acá su principal fuente de información sobre sexo y hay que tener cuidado, porque puede terminar entregándonos una generación entera de chicos y chicas con una percepción tóxica, peligrosa, alejada de la realidad sobre qué es el sexo, cómo se practica, cómo se disfruta y sobre algo que nos compete a todos: el consentimiento.