Virgin Galactic, la empresa del magnate multimillonario Sir Richard Branson, ha hecho historia al lograr su primer vuelo espacial tripulado. La nave alcanzó el espacio (¿o no?) por primera vez con su vehículo suborbital VSS Unity, durante un vuelo de prueba sobre el desierto de Mojave, que alcanzó los 82,7 kilómetros de altura.

Según medios como Space, la altitud conseguida está por encima del límite de 80 kilómetros (50 millas) que utilizan la NASA y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, pero por debajo de la más famosa “Línea Karman” a 100 kilómetros sobre el nivel del mar. ¿Dónde está entonces la frontera del espacio? ¿Llegó a él o la Virgin Galactic nunca llegó a salir de la Tierra?

El vuelo del Virgin Galactic fue la cuarta misión de prueba con cohetes de VSS Unity, que Virgin Galactic dio a conocer oficialmente en febrero de 2016. Las otras tres pruebas con motor se realizaron en abril, mayo y julio de este año, y llevaron a Unity a altitudes máximas de 25,7, 34,9 y 52 kilómetros, respectivamente.

Más allá de ese temita que generó más discordia que el almuerzo en la casa de la Xipolitakis, el vuelo fue todo un éxito. Comenzó a las 15:00 horas del 19 de diciembre de 2018, cuando VSS Unity se dirigió a los cielos bajo su avión de transporte WhiteKnightTwo, VMS Eve, desde el puerto aéreo y espacial de Mojave. Eve dejó caer a Unity a una altura de 15.000 metros, momento en el que el piloto Mark Stucky y el copiloto C.J. Sturckow encendieron el motor de cohete a bordo.

El motor se encendió durante 60 segundos, acelerando el vehículo a una velocidad máxima de Mach 2,9, o, lo que es lo mismo, 2,9 veces la velocidad del sonido, dijeron los representantes de Virgin Galactic. La misión de finalizó a las 16:15 horas, después de que el vehículo aterrizara en una pista del puerto espacial de Mojave.

El turismo espacial, más cerca

Cuando esté completamente en funcionamiento, VSS Unity llevará a los pasajeros en viajes breves al espacio suborbital, por 250.000 dólares el pasaje (a cambio de hoy, unos $9.6525.000 pesos argentinos). Estas misiones permitirán a los clientes experimentar unos minutos de ingravidez y también ver la curvatura de la Tierra contra la oscuridad del espacio. Si todo va bien, los primeros turistas podrían despegar este año.

“Con nuestros ojos en las estrellas, hemos visto cumplido nuestro mayor sueño y nuestro más duro desafío hasta ahora”

Richard Branson

Con este primer vuelo espacial, Virgin Galactic adelanta a sus dos máximos competidores en el turismo estratosférico: Blue Origin, de Jezz Bezos y SpaceX de Elon Musk, quien probará suerte en junio de este año con su primer vuelo y acá, somos #TeamElon a muerte.