Fabián Cardozo trabaja en el departamento de Tránsito Municipal, en Puerto Iguazú. Tiene un hijo que, a días de nacido, necesitaba tratarse en Buenos Aires por problemas cardíacos y no tenía la plata para llevarlo.

El Intendente de Puerto Iguazú, Claudio Filippa, fue quien aportó el dinero necesario para el viaje y el tratamiento. Fabián, muy agradecido, decidió entonces tatuarse en el pecho la cara de su benefactor.

 

Las fotos del tatuaje vieron la luz a través de una cuenta de Facebook, «Soy Filipista de Iguazú», en una publicación con más decenas de comentarios, que en su mayoría felicitan a Fabián por su decisión.