Lo más probable es que ni se hayan enterado porque nadie mira los Grammys, o TV, pero si entraron a Twitter anoche habrán visto el despelote que armó Joy Villa. Es que en la gala de los premios Grammy, la cantante dio que hablar –y de paso, indignó a medio mundo- con un vestido inspirado en el muro que planea construir el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

El pasado domingo (10), se llevó a cabo la entrega de los reconocidos premios a la música, y cuya  alfombra roja es recontra analizada y comentada por medios de todo el mundo. En ese espacio, Joy Villa decidió hacer una suerte de declaración política a través de su vestido.

La cantante de 27 años, lució una pieza doble, compuesta por una especie de capa y falda, que dio lugar luego a un vestido con un diseño similar a una pared de ladrillos, con una inscripción en la espalda que decía “Construye el muro”. Sobre sus hombros, lució un adorno que emula un alambre de púas, sobre la cabeza, una corona con puntas símil metal y completó el atuendo con una cartera con la frase de campaña de Trump “Make America Great Again” (Hagamos a América –Estados Unidos- grande nuevamente).

Tanto sus colegas como los medios le tiraron a matar. No porque haga pública su elección política –como lo hizo en años anteriores: en 2018 llevó un vestido con un feto y una cartera que decía “elegí la vida”; en 2017, usó nuevamente una prenda que decía “Make America Great Again”-, sino porque Villa tiene sangre negra y sangre latina, dos de las etnias más perseguidas por el gobierno de Trump.

En un posteo de Instagram, la artista se expresó:

«¡Callate”, dijeron. ¡Dejá de hablar de política!, gritaron. ¡Sentate, no importás!, insistieron. No escucho a los haters. Escucho la verdad. Construir el muro va a terminar con el crimen, va a proteger a los niños de la trata, y finalizará con 1 de 3 mujeres siendo sexualmente abusadas mientras intentan cruzar ilegalmente. Es una crisis humanitaria. Yo apoyo la vida. Yo apoyo a la protección. ¡YO APOYO EL MURO!”