Sonaron las campanas y los guardapolvos recién planchados inundaron los patios de las escuelas de Misiones. Esta semana arrancó el ciclo lectivo 2019, una fecha siempre especial en la provincia porque parece que recién empieza el año cuando la gurisada vuelve a clases. Es que son tantos los que asisten a las escuelas primarias, secundarias y de adultos que la escuela lo moviliza todo. Autos, motos, colectivos y padres, madres, abuelas, tíos y hermanos mayores, a veces algún vecino llevando de la mano a los más chicos son una fotografía cotidiana. Y desde hace 15 años Misiones comienza las clases en marzo.

El escenario este año fue la Escuela Nº 356 de Posadas, una de las primeras inauguradas ya como provincia. Conocida como «la escuelita de la residencia», por su proximidad con la residencia oficial del gobernador, se transformó de escuela rural en un edificio cercano a todo y a todos, con tecnología y aulas de primer nivel.

Carlos Eduardo Rovira estuvo presente, al fin y al cabo es el Presidente de la Cámara de Representantes y del partido que gobierna la provincia, ¿no?. Con corte de pelo nuevo, barba de 24 horas y una camisa celeste que para los distraídos parecía de denim, saludó a todo el mundo. Abrazó y besó como se hacía antes en campaña; pero Carlos no está en campaña y algunos no pueden procesar eso. 

Rovira saluda a la directora de la renovada escuela N°356, «de la residencia».

Lo que todos esperaban al final no pasó, y los funcionarios provinciales se comieron el amague, ya que el conductor no habló. No porque no pudiese hacerlo, pero Carlos fue a observar, a sentirle el pulso a su diseño, a su tercer hijo, al Frente Renovador de la Concordia. Y siempre es mejor escuchar y ver que hablar y mostrar cuando la intención es llevarse sensaciones, olores y miradas que permitan cambiar, mejorar, acelerar, frenar un proyecto político. Es que los líderes políticos hacen eso, observan y sobre todo, volantean.

“Me hace falta, porque el corazón me lo pide: tener gratitud, especialmente al Ing. Carlos Rovira. Porque sin vos Carlos, y no quiero incomodarte pero, nada de esto sería posible. Ni siquiera yo acá. Sin esas espaldas que te da la política para poder ejercer políticas, en un momento de extrema crisis. De una cruel crisis. Si no hay respaldo, y no hay fortaleza, y no hay afecto y no hay común donominador de trayecto y de políticas hacia el futuro, es imposible. Así que Carlos, públicamente te digo, muchísimas gracias.”

Hugo Passalacqua, Gobernador de Misiones

La frase de Hugo parece un mimo político, pero en este contexto hay un meta mensaje que no puede ser ignorado, menos si nos interesa entender un poco mejor lo que va a pasar. Es que la figura de Rovira sin un cargo político electivo parece ser un imposible en la cabeza de algunos dirigentes de segunda línea.

La visión de Carlos sobre la política evidentemente tiene coleccionados más aciertos que errores, y el planteo de un proyecto provincial no es casual. Rovira pudo ver antes que los demás dirigentes la posiblidad de una nueva crisis Argentina y un proyecto de la tierra colorada, misionerista, mantiene a las tropas alineadas y a las masas despreocupadas.

Al otro día del inicio de clases, Rovira estuvo encabezando el lanzamiento de la Escuela Secundaria de Innovación de Misiones. Todo lo laburado en la última década en la provincia en materia de educación en un mismo lugar: Educación disruptiva de la mano de la robótica, metodologías ágiles, flipped classrooms, etc, etc, etc, etc. Y fue ahí donde le devolvío la gentileza a Passalacqua cuando se refirió a él como «el gobernador más exitoso de la Argentina».

«El que quiere conducir con éxito tiene que exponerse; el que quiere éxitos mediocres que no se exponga nunca y si no quiere cometer ningún error, lo mejor es que nunca haga nada».

Juan Domingo Perón

Pero el anuncio qué dejó locos a varios es que, en palabras de Rovira, él va a ocupar «algún lugar por ahí, perdido» en la lista de candidatos a diputados provinciales y Passalacqua, actual gobernador, va a ser quien la encabece. Carlos y Hugo van a convivir en una Cámara de Representantes que se renueva no solamente en bancas, también en formas y estilos, ya que muchos de los diputados salientes no aportaron mucha leña legislativa al fuego de la gobernanza.

Oscar Herrera Ahuad, Carlos Eduardo Rovira y Hugo Mario Passalacqua durante la inauguración de «la escuela del futuro».

Rovira dio una lección, la primera clase del año en política, para todos los dirigentes, de adentro y de afuera. La clase que enseña a dejar que los colaboradores leales crezcan y terminen ocupando tu lugar.

No este año, pero Rovira va a dejar de ser un funcionario y se va a dedicar exclusivamente a lo que más disfruta y de lo que más sabe, la conducción/construcción política. El problema es qué va a pasar con los dirigentes acostumbrados a que Carlos sea el tema del día cada jueves desde las 18:00 h y al día siguiente en cada medio de la provincia. Solamente podemos esperar.