Así lo adelantó al medio especializado Surtidores el Secretario General del SOESGyPE, quien acusó a una parte de la dirigencia empresaria de favorecer a las petroleras contra las fuentes de trabajo del sector. Además exigirá a los diputados nacionales que le den media sanción a la Ley de Comercialización de combustibles líquidos y gaseosos, que viene siendo relegado desde hace una década y media.

En muy duros términos, el titular del gremio de los empleados de Estaciones de Servicio Carlos Acuña, aseveró que “ciertos dirigentes de las cámaras se convirtieron en alcahuetes de las compañías petroleras porque quieren darle paso al autoservicio”.

Agregó que “desde el sindicato vamos a avanzar para en ningún lugar del país se permita que los automovilistas carguen su combustible sin necesidad del playero, como rige la ley en la ciudad y Provincia de Buenos Aires”.

Acusó a los representantes empresarios del sector que estén de acuerdo con esta intención de las petroleras de ser “funcionales a los intereses de las compañías que van a dejar sin trabajo a las familias de esta actividad”. Destacó sin embargo, que la mayor parte de los líderes de las cámaras de expendedores acompañan el reclamo del gremio en contra de esta operatoria.

Acuña por otro lado, informó que la organización que encabeza, tomará “medidas de acción directa” para visibilizar la necesidad de que finalmente se apruebe una ley de comercialización de combustibles que proteja a la cadena de Estaciones de Servicio pymes del abuso dominante de las petroleras.

“Es importante que se sancione nuestro proyecto para que además, se termine con la venta directa que le quitó mucho terreno a las expendedoras de naftas y gasoil, en especial a las del interior de la Argentina”.

Carlos Acuña, Secretario General del SOESGyPE

Por otra parte, afirmó que “a los trabajadores no nos incumbe el problema del aumento de precios de las naftas, porque la patronal se queja con la sola intención de no aumentar los salarios, pero cuando terminan de firmar las paritarias, se dedican a hacer política y ya no se los escucha más”.

Finalmente como jefe de la CGT, adelantó que la reunión de la cúpula sindical de este lunes con el representante del FMI Roberto Cardarelli, servirá para que “los funcionarios del fondo sepan que se están cumpliendo todas las cosas que les habíamos adelantado en el encuentro anterior, porque en cuatro años, los trabajadores perdieron un 50 por ciento del poder adquisitivo del salario y el desempleo es el peor de la historia”, concluyó.