Este viernes, cuando en el Parque de los Príncipes comiencen a jugar Francia y Corea del Sur, se pondrá en marcha la novena edición del Mundial de Fútbol Femenino 2019. Tres días después, contra el subcampeón Japón, debutará Argentina, que regresará a la cita de la FIFA tras 12 años.

Pese a que para la mayoría de las futbolistas una Copa del Mundo es un evento imperdible, la ganadora del primer Balón de Oro femenino, Ada Hegerberg, eligió defender sus valores y tomó la decisión de no participar para insistir en su reclamo de igualdadAsí, se convirtió en la gran ausente en Francia.

La noruega terminó la temporada con 29 goles en 33 partidos con el Olympique de Lyon, donde conquistó la Champions League, la Liga y la Copa de Francia. En la final de la Orejona frente a Barcelona, Hegerberg también se unió a Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskas, Pierino Prati e Inka Grings como las únicas cinco personas que convirtieron tres goles en la definición del torneo más prestigioso de Europa.

Aunque se la extrañará, habrá otras jugadoras que serán animadoras en Francia. En esta caprichosa y escueta selección, quedaron apenas 11: cinco son del mejor equipo de Europa y cuatro de la National Women’s Soccer League (NWSL).

Si de nombres se trata, la lista puede encabezarla Marta Vieira da Silva o simplemente Marta, una de las mejores futbolistas de la historia y que ganó más premios individuales otorgados por la FIFA (6) que Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Como a ellos, a la brasileña le falta la Copa del Mundo. 

Debutó en la selección brasileña en 2002 y dos años después, en Atenas 2004, se colgó la primera de sus dos medallas de plata olímpicas (la otra fue en Beijing 2008). Integró también el equipo que en el Mundial 2007 terminó subcampeón al perder la final con Alemania en China. El desafío en Francia no será sencillo para las campeonas de América. Con 33 años, puede ser la última chance de la delantera de Orlando Pride.

Mundial de Fútbol Femenino 2019 Argentina
¿No volvían más? Argentina vuelve a los mundiales después de 12 años.

A diferencia del de Marta, su nombre es complejo por estos lares pero será repetido más de una vez a lo largo de la Copa del Mundo. Nacida en Hungría pero nacionalizada alemana, Dzsenifer Marozsán fue elegida esta temporada por tercer año consecutivo como la mejor jugadora de la poderosa liga francesa.

La volante de 27 años del Olympique Lyon, además, es una pieza clave de Alemania. Tras ganar el Mundial con la Sub-20 en 2010 y la Eurocopa con la Mayor en 2013, Marozsán le dio a la Mannschaft en los Juegos Olímpicos 2016 el oro que le faltaba a una vitrina en la que brillan ocho Eurocopas y dos Mundiales (2003 y 2007).

La jugadora que debutó en la Bundesliga con solo 15 años -una de las más jóvenes en hacerlo- buscará revancha en Francia luego de haberse perdido la Copa del Mundo 2011 por una lesión en la rodilla y el partido por el tercer puesto en la cita de 2015 en Canadá, donde Alemania -que es potencia y está segunda en el ranking de la FIFA- terminó cuarta al caer con Inglaterra.

Aunque en Budapest perdió el duelo por la Champions con Marozsán, Lieke Martens es otra de las grandes figuras que tendrá el Mundial. La habilidosa volante del Barcelona es una pieza clave de una Holanda candidata después de haber ganado la Eurocopa 2017 como local. Allí, la Naranja venció a Dinamarca 4-2 y ella fue elegida la mejor jugadora del torneo. Por esa temporada también se llevó el premio The Best.

Después de una difícil adaptación al fútbol español -al que llegó tras ser la sombra de Marta en el Rosengard sueco-, la futbolista de 26 años tuvo que recuperarse de algunas lesiones en el arranque de la temporada que le impidieron estar al ciento por ciento. Pero su nivel en los últimos meses llevó a Barcelona a la final de la Champions y ahora ilusiona a una nación.

Si de llevarle ilusión a un país se trata, Sam Kerr lo hace en Australia. Con 25 años, y a fuerza de goles, asoma como una estrella ascendente del fútbol femenino. Su gran nivel en el fútbol australiano -récord de 64 tantos en su historial completo en la liga y de 13 goles en una sola temporada- la llevó a Estados Unidos. Allí tampoco defraudó:ya tiene 65 goles y en la presente temporada lleva seis en igual cantidad de partidos con las Red Stars de Chicago

Su potencia frente al arco la llevó rápidamente a la selección australiana, en la que debutó con 15 años, por lo que en Francia ya disputará su tercer Mundial. La delantera, además, es la capitana de un equipo que está sexto en el ranking de la FIFA. En la temporada 2017/18 anotó en siete partidos consecutivos, un récord en Las Matildas.

Mundial de Fútbol Femenino 2019

Rival del debut de la Selección Argentina, Japón tiene a Mana Iwabuchi como su emblema. La delantera del INAC Kobe Leonessa, que tuvo un paso destacado por la Bundesliga (Bayern Munich) llamó la atención hace ocho años, cuando comandó al seleccionado nipón hacia su primer título mundial. Luego, en los Juegos Olímpicos 2012, fue plata y también terminó segundo en la última Copa del Mundo.

Inglaterra, segundo rival de Argentina en el Mundial, también tiene jugadoras de jerarquía para ilusionarse con llegar a la final, tras haber perdido en semifinales en la última cita. Lucy Bronze, defensora del Olympique de Lyon, está entre ellas.

Antes de convertirse en uno de los pilares del club francés, la jugadora de 27 años sufrió dos graves problemas en sus rodillas que podrían haberla marginado del fútbol. Primero se recuperó de un quiste en la izquierda; luego, de una grave lesión en la derecha. Durante ese tiempo, combinó los estudios universitarios con empleos en un bar y en la pizzería Domino’s. Pero esas decepciones no la frenaron y sus rendimientos en Liverpool y Manchester City la llevaron en 2017 al mejor equipo de Europa. Pronto también se convirtió en referente de su selección.

Si de referentes se trata allí está Carli Lloyd en Estados Unidos, el equipo mejor clasificado en el ranking de la FIFA y campeón defensor. Con 36 años, la 10 y capitana en su país de Sky Blue Football Club jugará su cuarto Mundial. En su carrera, ganó el Balón de Oro en 2015, se quedó con el premio The Best un año después y se colgó dos medallas doradas olímpicas.

No es la única que se destaca con juego y experiencia. Alex Morgan, de 29 años, jugará su tercer Mundial. La delantera de Orlando Pride, en la liga estadounidense, supera el centenar de goles en su selección, con la que ganó el oro en Londres 2012 y el Mundial de Canadá en 2015. Aunque ahora se destaca en la NWSL, fue campeona con el Olympique de Lyon en 2017. Además, es un ícono de la lucha por la igualdad en el fútbol y también una referente mediática, con casi 10 millones de seguidores en las redes sociales.

Pero si hay un seleccionado que tendrá un incentivo extra ese será Francia. Y en el local hay varias jugadoras que no se pueden dejar de observar, fundamentalmente en la defensa, cuyo emblema es Wendie Renard, calificada por muchos como la mejor defensora del planeta.

La defensora del Olympique de Lyon, con 28 años, participó de las ocho finales de la Champions League que disputó el equipo francés y ganó seis, un récord sin precedentes. Debutó a los 16 años y por eso acumula también 13 ligas francesas consecutivas que consiguió su club. «En casa debemos estar a la altura. Luego, hay que tener humildad, porque nuestro palmarés por ejemplo es virgen», remarcó en una entrevista reciente con AFP. ¿Por qué lo dijo? Aunque está tercera en el ranking de la FIFA, la selección francesa disputará recién su cuarto Mundial y su mejor actuación fueron las semifinales del 2011.

Sus compañeras de equipo Amandine Henry, volante de 29 años, y Eugénie Le Sommer, delantera de 30, no se quedan atrás y asoman como posibles figuras de la Copa del Mundo. La primera es la capitana de Francia y un ejemplo de resiliencia: en 2008 se sometió a una operación inédita por un agujero en su rótula derecha. Se hizo un trasplante de cartílago sin precedentes y volvió a jugar luego de una larga pausa. Además de su exitoso ciclo en el Lyon, tuvo un paso de un año por la NWLS para jugar en Portland en 2016.

La otra es una delantera implacable. Le Sommer es la subcapitana, tiene 159 partidos oficiales con la selección y convirtió 74 goles, a siete del registro histórico de Marinette Pichon. En su club, además, supera los 250 tantos. Una artillera letal y que asoma como temible en Francia.

Bonus Track

Sarah Bouhaddi, arquera de Francia. (Foto: FRANCK FIFE / AFP)

De arqueras no suele hablarse pero la francesa Sarah Bouhaddi, con 32 años, es digna de un reconocimiento. La número 1 del Olympique de Lyon fue elegida en los últimos tres años como la mejor arquera del mundo por la Federación Internacional de Fútbol, Historia y Estadística (IFFHS).