Nadia Micaela Bilbao (22), es empleada de la única estación de servicios del pueblo y estudia a distancia, va a ser despachante de Aduana. Ganó las elecciones en Lago Blanco y asumirá el 10 de diciembre el cargo de presidenta de esa comuna rural con menos de 400 habitantes.

«Yo vivo con papá que trabaja en la cooperativa de servicios públicos y con mamá que atiende un pequeño mercado que tenemos, además tengo tres hermanas que se fueron (del pueblo) para estudiar», describió Mica, tal como la conocen todos en el pueblo.

Lago Blanco está a 30 kilómetros de la frontera con Chile, sobre el extremo sudoeste del Chubut. Mica está estudiando a distancia para ser despachante de Aduana, una vocación que, dijo, se despertó al escuchar «a los trabajadores de la AFIP» que pasan por esa zona de frontera y «cuentan la actividad que realizan en los pasos limítrofes donde se necesitan profesionales» en la materia.

Junto con su compañera de fórmula, obtuvieron casi el 55% de los votos en las elecciones municipales y se consagró, a sus 22 años, como la intendente más joven de Argentina.

Por 81 a 68 votos por sobre su candidato, el actual jefe comunal, Cruz Montiel, quien aún no estableció contacto con la ganadora para comenzar las acciones para el traspaso del poder.

Por ahora prefiere no hablar mucho de proyectos porque cree que «lo primero» que tiene que lograr es que los escuchen y les presten atención a los habitantes de ese pequeño pueblo.

Como ejemplo de las necesidades concretas que tienen los habitantes de Lago Blanco, Micaela contó que recientemente estuvieron una semana sin agua porque «se había roto una bomba» y nadie de «servicios públicos de la provincia» fue a verlos para solucionar el problema.