Una heredera de dos poderosas dinastías británicas, las familias Goldsmith y Rothschild, murió en un accidente con un cuatriciclo en una chacra familiar a la edad de 15 años.

Iris Annabel Goldsmith, hija del millonario financiero Ben Goldsmith y su exesposa, Kate Rothschild, murió en Somerset, Inglaterra. Goldsmith quedó atrapada al volcar su vehículo durante un paseo.

Los padres de Goldsmith se casaron en 2003, uniendo a dos familias de gran poder y riqueza del Reino Unido. La pareja también tuvo a dos hijos, Frankie, de 13 años, e Isaac, de 11, antes de separarse en 2012.

La supuesta fortuna conjunta de Goldsmith y Rothschild asciende a más de 300 millones de libras esterlinas (380 millones de dólares).

«Querido Dios, por favor, ¿puedes devolverme a mi hermosa, brillante y buena niña? Y si no, por favor, cuídala de manera especial. La quiero tanto y estoy tan orgulloso de ella. Me duele tanto que no puedo describirlo», escribió el afligido padre en su cuenta de Twitter.


 

Categorías: Notas y Noticias