El objetivo final es obtener animales con órganos hechos con células humanas que en el futuro puedan ser trasplantados a personas.

El proyecto es liderado por el investigador japonés Hiromitsu Nakauchi, quien dirige equipos en la Universidad de Tokio y la Universidad de Stanford en California, en Estados Unidos.

De acuerdo con un informe de la revista Nature, Nakauchi espera cultivar células humanas en embriones de ratón y rata para luego trasplantar esos embriones a otros animales.

El objetivo final de este experimento sería conseguir animales (cerdos y ovejas) con órganos creados con células humanas que, en un futuro, puedan ser trasplantados a personas, para así hacer frente a la escasez crónica de órganos en el mundo.

«Hasta marzo, Japón prohibió explícitamente el crecimiento de embriones animales que contienen células humanas más allá de 14 días o el trasplante de dichos embriones en un útero sustituto. Ese mes, el Ministerio de Educación y Ciencia de Japón emitió nuevas pautas que permiten la creación de embriones humanos-animales que pueden ser trasplantados en animales sustitutos y llevados a término», refiere Nature.

Por su parte, Nakauchi le dijo al diario japonés Asahi Shimbun que no esperan «crear órganos humanos de inmediato, pero esto nos permite avanzar en nuestra investigación basada en los conocimientos adquiridos hasta este punto».

En el mundo, no es la primera vez que se intentan crear embriones híbridos humano-animales. En Estados Unidos buscaron hacerlo sin éxito. En tanto, según El País, científicos españoles crearon una quimera de humanos y monos en un laboratorio.

El equipo de Nakauchi planea obtener embriones de ratón híbrido de hasta 14,5 días, momento en que los órganos de este animal están casi completos; en ratas, el proceso será de 15,5 días, según indica Asahi Shimbun.

Luego, esperan obtener aprobación del gobierno japonés para cultivar estos embriones híbridos en cerdos por un periodo de 70 días. Las crías resultantes serán monitoreadas por dos años y si se detectan que las células humanas exceden más del 30% de sus cerebros, el experimento será suspendido.

En 2017, Nakauchi y sus colegas realizaron pruebas preliminares inyectando células iPS de ratón en un embrión de una rata que no pudo producir un páncreas. En esa ocasión, lograron que la rata formara un páncreas constituido enteramente de células de ratón. Luego trasplantaron ese páncreas a otro ratón diseñado para tener diabetes, el órgano logró controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Buscaron replicar el éxito en embriones humanos y ovejas, pero esto no funcionó porque usaron especies evolutivamente distintas, afirma RTVE.

En tanto, el anuncio ha causado controversia en la comunidad científica, principalmente entre los expertos en bioética, quienes se han mostrado preocupados por estas investigaciones que incluyen células humanas.

Carolyn Neuhaus, experta en ética medicina del Centro Hastings, le dijo al portal especializado Gizmodo que estos ensayos tienen riesgos importantes, pues las células humanas puedan salir del órgano que se quiere desarrollar y llegar, por ejemplo, al cerebro y afectar al animal huésped.

Nakauchi, por su parte, indica que han tenido en cuenta estas dudas en el diseño de su experimento. «Estamos tratando de generar órganos específicos, por lo que las células van solo al páncreas».

Fuente: El Comercio