Para gran parte de Latinoamérica y Europa, el Martes 13 es un día de mala suerte. Hasta existe una palabra que designa una fobia a este día: trezidavomartiofobia o triscaidecafobia.

Aunque muchos desafían la superstición y deciden “casarse y embarcarse”, muchos más son los que no lo hacen por miedo a que ocurra algo, tanto en España, como Italia y Latinoamérica. El martes o el viernes no son días elegidos al azar.

Marte, es el Dios romano de la guerra, por lo cual el día martes está regido por el planeta rojo, el de la destrucción, la sangre y la violencia. Además, la leyenda dice que un día martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.

¿Por qué el 13?

Por su lado, el número 13 desde la antigüedad fue considerado como de mal augurio ya que en la Última Cena de Jesucristo, 13 fueron los comensales; la Cábala enumera a 13 espíritus malignos, al igual que las leyendas nórdicas; en el Apocalipsis, su capítulo 13 corresponde al anticristo y a la bestia. En el Tarot, este número hace referencia a la muerte.

Tal es el miedo que en algunas personas provoca el 13, que muchos aeropuertos y hoteles evitan numerar pisos, elevadores y puertas de abordaje con ese número.

Eso sí, las connotaciones negativas que se le dan al martes 13 no tienen fundamentos científicos, por lo cual se debe tener muy claro que sólo se trata de un mito.

Incluso hay mucha gente que lo ha tomado al revés, por lo cual dentro de sus creencias, lo consideran como un día de buena suerte. Tanto así, que durante ese día muchos apuestan por ese número en los juegos de azar.

¿Y el Viernes?

Las connotaciones aplicadas a este día son iguales a las del viernes 13 en las culturas anglosajonas o el viernes 17 en Italia. La unión del viernes y el 13 se popularizó como consecuencia de la serie de películas de terror “Viernes 13”.

Olvidate de echarle la culpa a los gatos

Aunque por la razón que sea muchas personas puedan dudar ante la posibilidad de adoptar un gato negro, la verdad es que estos felinos, gracias también a una buena socialización y educación, pueden llegar a ser el animal de compañía ideal. Entonces ¿por qué no darles una posibilidad? Además sean del color que sean te aportan muchas cosas buenas como por ejemplo:

1. Si tienes hijos estos tendrán menos posibilidades de padecer alergias y asma, ya que suelen desarrollar tolerancia inmunológica a los gatos.

2. Además, los felinos son un soporte muy importante cuando atravesamos malos momentos. ¿Sabías que un 67% de los propietarios afirman que su gato siempre está allí cuando lo necesitan?

3. También nos permiten mantener nuestra salud en buena forma, ya que los gatos nos ayudan a aliviar el estrés y a mitigar los síntomas negativos de estados de malestar psicológico.

4. El hecho de tener gato está asociado con un menor riesgo cardiovascular. La razón es que los propietarios de este animal acostumbran a tener niveles más bajos de presión sanguínea y de triglicéridos y su corazón responde mejor ante situaciones de estrés.

5. Los felinos también nos ayudan a mejorar nuestro estado físico en lo que se refiere a salud cardiovascular y mental.

6. La compañía que nos dan es incomparable, de hecho, un 83% de los propietarios declaran que con su gato se sienten menos solos.

7. Y, por último pero no menos importante, ejercen un efecto muy positivo en nuestros niveles de bienestar, porque el simple hecho de observar a los gatos nos alegra y nos hace bien.

 

Con información de Aire de Santa Fe