Debido al imparable aumento del dólar, algunos los comerciantes Paraguayos decidieron no aceptar pesos Argentinos, por lo menos hasta que se estabilice un poco la moneda. En los primeros días de la semana las calles de la zona comercial estuvieron casi vacías y con pocos compradores.

En ese sentido, afirmaron que han replanteado sus estrategias para generar un comercio atractivo para sus vecinos del otro lado del Paraná, de quienes depende el 90% de sus ventas.

El tema está en que los Paraguayos absorben los costos de operación y aunque se estima que la moneda estadounidense se encareció un 23%, algunos comerciantes afirmaron que no aplicaron tal porcentaje. Sostienen que no pueden aumentar un 40%, sino que han elevado sus precios entre un 7% y 10%, porque sino serían “inalcanzables para el bolsillo de los argentinos”.