Esta fascinante imagen del francés Frank Deschandol forma parte del concurso de MejorFotógrafo de Vida Silvestre.

«Al principio, me preguntaba qué podría ser esta cosa extraña», aseguró el francés a BBC News. «Entonces, me acerqué y me impresionó mucho la perfecta simetría del hongo», agregó.

La notable fotografía fue tomada en la Amazonía peruana, en la reserva biológica Madre Selva.

Y, aunque Deschandol había visto otros escarabajos parasitados, ninguno tenía, a su parecer, una pose tan «fotogénica».

Cómo el hongo logró controlar al insecto

El parasitismo -que se produce cuando un organismo adapta su vida para explotar a otro-, es una de las grandes maravillas de la evolución. Y, en ocasiones, puede ser maravillosamente sofisticado.

En este caso, el hongo se propagó dentro del pobre gorgojo escarabajo, apoderándose de su control químico y obligándolo a trepar. Cuando alcanzó la altura adecuada para el hongo, el insecto se bloqueó en el tallo y murió.

Mientras tanto -y alimentándose por el interior del gorgojo-, el hongo comenzó a desarrollar estos sofisticados cuerpos que parecen antenas. Las cápsulas en la parte superior eventualmente explotarán y liberarán innumerables esporas pequeñas con el fin de infectar a nuevas presas.

«La simetría perfecta me hizo pensar en fotografiar el escarabajo desde el frente para obtener todo el hongo y la cabeza del escarabajo», explicó el fotógrafo.

«Además, como el escarabajo estaba muerto e inmóvil, probé con una exposición prolongada a la luz del día, evitando que el sol redujera el contraste del fondo», agregó.