El ciclo televisivo clave de comedia, Todo lo que me gusta (TLQMG), tiene la particularidad de ser el primero que aborda la temática LGBTIQ producido y filmado en la provincia de Misiones.

Su creador y guionista, Sergio Acosta alegó: “la serie surge a través de una iniciativa mía como autor, como guionista. Tenía la idea hace un par de años, la había desarrollado y estaba guardada, hasta que la volví a encontrar y sentí que algo estaba vivo, que era el momento”.

Esa instancia estaba marcada en parte por un impulso subjetivo de darle voz al tema, y en parte por la fuerte incursión que ha tenido la temática LGBT en las pantallas del mundo que abrió un nicho en el mercado audiovisual para este tipo de historias.

“La temática LGBT responde a una necesidad mía como autor de hablar de ciertos temas, de ciertos personajes y de ciertas situaciones. El hecho de que actualmente en las pantallas del mundo haya más producciones que aborden la temática es un factor que influyó para que yo me anime a reflotar el proyecto y hacer esta producción en Misiones”, destacó Acosta.

A la hora de describir el proceso productivo, el también director de Piray 18 señaló que el proyecto de TLQMG resultó ganador de un concurso del Incaa por lo que contó el financiamiento de la entidad nacional y del Iaavim. Los fondos se completaron al asociarse a la Cooperativa de la Tierra.

Una historia de amor

Además, en relación al abordaje, el guionista puso el eje en que la ficción está pensada para todo público, ya que no encara la temática desde un lugar de frivolidad ni de denuncia contra la violencia o discriminación que sufre el colectivo, sino que cuenta la historia de Daniel, un joven heterosexual que un día comienza a sentir cosas por su nuevo compañero de trabajo. A través de ocho capítulos de 20 minutos, el relato se adentra en el camino que recorre el protagonista para descubrir qué le pasa y cómo afrontar ese nuevo sentimiento, aún con sus propios prejuicios, miedos y valoraciones.

“No es una serie LGBT dirigida a un público LGBT, sino que está pensado para un público heteronormativo. La idea es dar un mensaje con respecto a la persona, dar el mensaje de que el amor no tiene género, que el deseo no tiene una codificación, sino que tiene que ver con la identidad y la sexualidad de cada persona”, sostuvo Acosta.

En esa línea insistió en que “no es una serie sexualmente explícita, ni eróticamente explícita. Nos interesa llegar a todos los públicos, principalmente a quienes tienen prejuicios sobre la comunidad LGBT. El tratamiento hecho a través de la comedia permite llegar a todo el público y a través de la risa analizar y reflexionar sobre estas diversidades y sobre nuestras actitudes con respecto a las personas que son distintas, que tienen elecciones, sentimientos o aspectos distintos”.

Finalmente el prolífico cineasta se refirió al presente del sector audiovisual misionero. “Empecé en 2013 a producir, a filmar y a escribir, y en ese momento todavía no existía el Iaavim, como institución de fomento del audiovisual en Misiones. Luego se pudo instrumentar la ley y a partir de ese momento se comenzó a dar apoyo a las producciones locales. Hoy veo que hay un crecimiento, por un lado debido a las casas de estudios que ofrecen carreras afines en toda la provincia, por otro lado aparecen nuevos autores y el trabajo del Instituto hace que estos autores pueden expresarse y encontrar un camino para que se concreten”. Así, resaltó que “también siento que técnicamente estamos muy bien y estamos dando un paso de crecimiento, de maduración narrativa. Por muchos años nos frenaba la cuestión técnica y había que superar las instancias en las que las producciones no se veían bien, o no se escuchaba bien; o se advertían dificultades en la calidad de rodaje o montaje. Hemos superado esa etapa y ahora empezamos a mejorar la narrativa que son las historias que contamos y cómo las contamos”.

“Yo estoy muy orgulloso de TLQMG. Creo que hemos logrado mejorar la narrativa audiovisual local, creo que los guiones tienen una gran calidad y también hemos levantado la vara actoral, en términos de contar con actores y actrices entrenados y formados para el medio audiovisual”, cerró.