La victima de 10 años está embarazada producto de un abuso sexual y se encuentra internada en el Hospital Materno Neonatal del Parque de Salud, en Posadas. La niña se encuentra estable, cursa la semana 28 de gestación y, de acuerdo a lo que se pudo relevar, el embarazo es consecuencia de la violencia sexual ejercida por su hermanastro de 15 años.

Como lo establece el marco legal, las autoridades del nosocomio realizaron la denuncia policial correspondiente, dado que, según el Código Penal, se presume que toda adolescente menor de 13 años embarazada es víctima de violencia puesto que el consentimiento sexual no es válido en esta edad.

Este tipo de situaciones exige dar aviso a la Dirección del Menor, Familia y Discapacidad, que es la autoridad de aplicación de la Ley de Protección Integral de Niños y Adolescentes para que puedan brindar acompañamiento en el proceso de restitución de sus derechos, además de notificar a la Fiscalía Penal más cercana o a cualquier dependencia judicial penal.

Se supo que la niña seguirá con el embarazo, pese a la legislación vigente, como así también habría manifestado intenciones de continuar la escuela.