Con dos fracasos consecutivos, las elecciones de Iowa y de Nuevo Hampshire representaron un mal inicio de campaña para el exvicepresidente Joe Biden.

En las primarias del martes pasado, Biden quedó en quinto lugar, con solo 8.4 por ciento de los votos del estado.

Tras los resultados que declararon a Bernie Sanders como ganador, con 25.7 por ciento, Biden suspendió el encuentro con sus seguidores del estado.

Además, en Iowa, quedó en cuarto lugar, con 15.8 por ciento de las preferencias.

Biden recordó que su capacidad de generar apoyos entre los votantes negros y latinos es mayor que la de sus adversarios.

Aunque es cierto que los estados de Iowa y New Hampshire, donde predomina el voto blanco, otorgan pocos de los mil 991 delegados que se precisan para la candidatura, las primarias no son solamente una cuestión de aritmética.

Las victorias en estas primeras instancias ofrecen una exposición mediática que permite recaudar fondos clave para las siguientes etapas.

Las derrotas alejan a los donantes.

Si embargo, según el sitio realclearpolitics.com, a nivel nacional, Biden se mantiene como el segundo favorito, con 19.2 por ciento de preferencia. Por debajo de Sanders, quien tiene 23.6 por ciento.

-Con información de AFP y Verónica Mondragón