El gobierno del presidente electo Luis Lacalle Pou se instalará el domingo dejando en claro que Uruguay se distanciará de Venezuela, Cuba y Nicaragua por considerar que no son “democracias plenas”. Ninguno de los mandatarios de esos países fue convidado a la ceremonia de investidura del centroderechista Lacalle Pou tras 15 años en los que Uruguay fue gobernado por los presidentes izquierdistas Tabaré Vázquez y José “Pepe” Mujica.

“Decidimos no invitar a los presidentes de Venezuela, Cuba y Nicaragua”, confirmó Lacalle Pou en una entrevista con CNN difundida el domingo. No obstante, aclaró que los embajadores en Uruguay de esos países, sí fueron convidados.

La decisión es “un posicionamiento (…) sobre todo con respecto a Venezuela y su régimen, un régimen violador de los derechos humanos”, agregó el líder de 46 años.

Días antes, ya había dicho que no estaba dispuesto a que “el dictador Nicolás Maduro” asistiera a los actos en los que recibirá del presidente saliente Tabaré Vázquez los atributos del mando. Su canciller designado, Ernesto Talvi, considera que Venezuela, Cuba y Nicaragua “no son democracias plenas”.

La medida es un golpe al tablero de relaciones internacionales mantenidas por Uruguay bajo los gobiernos del izquierdista Frente Amplio (FA) desde 2005. “En América del Sur no hay ninguna democracia plena, salvo Uruguay”, dijo el canciller saliente Rodolfo Nin Novoa.

“Ni Brasil, ni Argentina, ni Chile, ni Perú, ni Ecuador, ni Paraguay, ni Colombia son democracias plenas”, afirmó. Si ese es el argumento, están teniendo un error de apreciación”, puntualizó y advirtió que la medida tendría consecuencias.