Donald Trump y el primer ministro indio Narendra Modi celebraron este lunes un mitin multitudinario ante 100.00 personas reunidas en un estadio de críquet, el punto culminante de la visita de Estado de dos días del presidente estadounidense.

Los dos dirigentes destacaron sus buenas relaciones personales y de sus países en un contexto de tensiones comerciales en el mundo. El encuentro tuvo lugar en el mayor estadio de críquet del mundo, en la ciudad de Ahmedabad (oeste), en un mitin llamado “Namaste Trump” (“Hola Trump” en hindi).

“La relación entre India y Estados Unidos no es solo la de un socio más. Es una relación mucho más profunda y más grande”, dijo Narendra Modi a Trump, que el lunes y el martes lleva a cabo su primer desplazamiento oficial en este país de 1.300 millones de habitantes. El presidente republicano se felicitó de la “acogida fenomenal” en India, donde llegó este lunes.

“Estados Unidos quiere a India. Estados Unidos respeta a India, y Estados Unidos será siempre un amigo fiel y leal del pueblo indio”, dijo Trump, elogiando la diversidad cultural del gigante asiático, así como su cine y sus jugadores de críquet.

Las gradas del estadio Sardar Patel estaban llenas cuando llegaron los dos líderes. Las colas para entrar habían empezado a las cuatro de la mañana. “Estamos muy contentos que Modi dirija nuestro país, de la manera cómo organizó este evento con Trump” dijo a la AFP Dev Khatri, que trabaja en una tienda de teléfonos móviles en Ahmedabad y que vino con varios amigos para escuchar al líder indio.

Taj Mahal

La primera jornada de esta visita de Estado de Donald Trump fue una exhibición de la amistad entre ambos líderes y el martes tendrán lugar las reuniones bilaterales. Trump empezó su visita en Gujarat (oeste), el rico estado donde nació Narendra Modi y del que fue gobernador durante mucho tiempo.

El presidente estadounidense visitó el áshram (lugar de meditación) de Gandhi y con su limusina recorrió varios lugares de la ciudad de Ahmedabad, decoradas con inmensas pancartas dándole la bienvenida.

Miles de indios le saludaron cuando pasaba. Luego tomó una avión rumbo a Agra, donde visitará el Taj Mahal con su mujer Melania, antes de dirigirse a Nueva Delhi para una serie de reuniones y firmas de contratos el martes.