Para hacer frente al aumento del número de víctimas fatales por el coronavirus en Brasil, un hospital del estado Río de Janeiro alquiló un contenedor para depositar los cuerpos, que rebasaron la capacidad de la morgue.

Veinte pacientes murieron en los últimos siete días en el Hospital Regional Zilda Arns, en Volta Redonda, ciudad del interior de Río de Janeiro donde el miércoles pasado se instaló un contenedor, informó la agencia de noticias ANSA.

El equipamiento cuenta con refrigeración y tiene capacidad para alojar 20 cuerpos, mientras la morgue del hospital solo tiene espacio para cuatro cadáveres.

Esta semana el hospital, con 180 camas y que depende del gobierno de Rio de Janeiro, recibió a 80 pacientes con coronavirus, 31 enfermos más que los llegados la semana pasada.

Por ser un centro médico de referencia, el Zilda Arns recibe enfermos de la capital de Rio de Janeiro, ubicada a 130 kilómetros, y de otras ciudades del sur del estado que es el segundo más afectado por el coronavirus en el país, con 276 muertos y 3.743 infectados, según datos oficiales divulgados este jueves.