En medio de la pandemia por coronavirus, Estados Unidos (el país con más muertos y casos confirmados en el mundo) intenta atravesar su año electoral sin grandes alteraciones en un cronograma que tiene programado para el 3 de noviembre la elección presidencial entre el candidato a la reelección, Donald Trump, y el aspirante Demócrata, Joe Biden.

Si bien estos nombres ya quedaron definidos tras la decisión del senador Bernie Sanders de brindar su apoyo al ex vicepresidente de la Nación, lo cierto es que en simultáneo a la primaria presidencial están teniendo lugar dos procesos.

Por un lado, la elección de representantes estatales y locales al tiempo que por el otro, Sanders busca continuar obteniendo la cantidad de delegados demócratas que le permita ejercer la cuota de presión suficiente en la elaboración del eventual programa de gobierno de Biden.

En este contexto es que en las últimas horas se conoció la decisión del estado de Nueva York de suspender las elecciones primarias. La resolución fue diagramada por la Junta Electoral del Estado aunque se aclaró que la misma no afectará a las primarias para las contiendas congresionales, estatales y locales.

Vale recordar que Nueva York acumula a la fecha un total de 300,000 casos confirmados por coronavirus y más de 20,000 fallecidos.

El estado ya había pospuesto sus elecciones primarias del 28 de abril a fines de junio al igual que tantos otros, pero en esta oportunidad se trata del primero que decide suspender un llamado que ponía en juego un total de 274 delegados.

Los funcionarios de la Junta Electoral de Nueva York finalmente decidieron que, dado que Biden ya es el «candidato» demócrata, los riesgos para la salud pública de celebrar una elección superaban los beneficios de llevar a cabo los comicios.

De cara a los restantes llamados, lo cierto es que desde el Partido Demócrata al momento se evalúa la posibilidad de poder aumentar las facultades y el presupuesto para que los ciudadanos puedan expedir su voto por correo.