Cuatro parques nacionales chilenos que limitan con dos provincias argentinas de la región patagónica se abrirán al turismo entre el 18 y el 29 de este mes a pesar de la pandemia de coronavirus, informó hoy la Confederación Nacional Forestal de Chile (Conaf).

Los parques nacionales Alberto de Agostini, Yendagia y Pali Aike, que limitan con Tierra del Fuego, en la región de Magallanes, abrirán sus puertas al público el 18 de este mes, señaló un comunicado de la Conaf.

El organismo indicó, además, que el parque nacional Torres del Paine, que limita con Santa Cruz y está ubicado a unos 200 kilómetros de El Calafate, quedará habilitado en la última semana de este mes.

Los parque nacionales Torres del Paine y Pali Aike reciben a unos 300 mil turistas por año, una parte importante de los cuales provienen de la Argentina y del exterior.

En tanto, el Alberto Agostini, al que sólo se puede acceder por vía marítima, y el Yendagia, que se utiliza para expediciones científicas y de conservación del ecosistema, reciben a un número reducido de visitantes.

El director regional de la Conaf, Mauricio Vejar, aseguró que esta medida «sirve para evitar que las personas que tienen pensado viajar en noviembre hacia la zona desistan de hacerlo».

Vejar indicó que si estos parques permanecen cerrados en invierno «los turistas se replantearán la posibilidad de llegar a partir de septiembre, cuando quizás haya vuelos».

El funcionario remarcó que «se reforzarán las medidas de seguridad y las sanitarias para que los turistas se sientan más tranquilos».