Una ciudad de Brasil inició hoy un período de 21 días de ayuno y oración decretado por su alcaldía con el objeto de pedir a Dios que la proteja del avance de la pandemia de coronavirus, informó la prensa internacional.

Se trata de Ladario, en el estado Mato Grosso do Sul, en el centro-oeste del país y cercana a la frontera con Bolivia.

El alcalde, Iranil de Lima Soares, que emitió el decreto el viernes pasado porque la ciudad es mayoritariamente “cristiana”, aclaró que “no es obligatorio” cumplir el ayuno y la oración, y que ésta debe hacerse “desde las casas, para evitar aglomeraciones”.

“Resolvimos estimular la fe de las personas para que ellas puedan tener esperanza, para que el momento de pánico no invada el corazón, la mente de ellas”, dijo Lima Soares a periodistas, según la agencia de noticias EFE.

Según el decreto, “la humanidad, en algunos momentos, recurrió a Dios para orientarla en cómo vivir y superar esos momentos difíciles y turbulentos, resultantes de la diseminación de las enfermedades”.

Con poco más de 23.000 habitantes, Ladario contabilizaba hasta hoy cinco casos confirmados de coronavirus -tres menos que la vecina Corumbá, limítrofe con Bolivia- y ninguna muerte por la enfermedad.

En la ciudad es obligatorio el uso de barbijo en los espacios públicos y las iglesias, en su mayoría evangélicas, permanecen abiertas pero sólo pueden colmar 30% de su capacidad cuando se celebran cultos u otros actos públicos.