Las protestas árabes del 2010 al 2012 conocidas como «Primavera Árabe» correspondieron a una serie de manifestaciones populares en clamor de la democracia y los derechos sociales organizada por el pueblo árabe. Los motivos, según los manifestantes, fueron por falta de trabajo, represión, petición de libertades o cambio de gobiernos.

Se considera el comienzo de estás manifestaciones el 17 de diciembre del 2010 cuando un vendedor ambulante de origen tunecino, fue despojado por la policía de sus mercancías y se inmoló en forma de protesta. Durante su agonía, miles de tunecinos se revelaron contra las malas condiciones a los que el país estaba sometido, causando un efecto dominó en el resto de las naciones árabes: Argelia, Mauritania, Sáhara Occidental, Arabia Saudí, Omán, Yemen, Libia, Líbano y Kuwait, entre otros países.

La muerte de George Floyd es el escenario suficiente para trazar un paralelismo con la primavera árabe: mismo desencadenante, mismas manifestaciones y disturbios.

En un primer momento, la prensa occidental la denominó también como Revolución Democrática Árabe. El caso más llamativo fue el del Presidente de Egipto, Hosni Mubarack, quien fue muy consciente del hecho de que las redes sociales eran una fuerza principal en esta revolución y ordenó el bloqueo de las comunicaciones por internet y celular. Tuvo el efecto contrario: los egipcios que ya no se podían comunicar salieron a las calles inclinando las manifestaciones a más violencia y sus videos fueron masivamente virales.  The New York Times comentó que con la represión en internet «Mubarack traicionó su propio miedo que Facebook, Twitter, laptops y smartphones podrían facultar a sus oponentes, exponiendo su debilidad ante el mundo y derrocado a su régimen».

El creciente caos en Estados Unidos por la muerte de George Floyd es el escenario suficiente para trazar un paralelismo con la primavera árabe: mismo desencadenante, mismas manifestaciones y disturbios.

Discurso del hermano de George Floyd 

El afroamericano de 46 años fue arrestado por la policía de Minneapolis y posteriormente asesinado , desatando una ola de protestas en todo el país en contra del racismo, la xenofobia y los avisos policiales en contra del personal extranjero. Aunque las manifestaciones del primer día fueron inicialmente pacíficas se intensificaron al pasar los días y actualmente, se están realizando saqueos y los gobiernos están reaccionando con toque de queda.

El descontento de la población se ha trasladado a las redes sociales, que son hoy protagonistas de mostrarnos «los peores disturbios en Estados Unidos desde la muerte de Luther King», según la BBC.

 

Categorías: Notas y Noticias