El presidente Alberto Fernández, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, volverán a reunirse hoy para analizar la evolución de la pandemia de coronavirus y empezar a definir las medidas para mitigar los contagios, a una semana de que venza el último plazo de la cuarentena y en coincidencia con el incremento de casos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

La reunión se realizará a las 12.30 en la residencia de Olivos, a 95 días de establecido el aislamiento social, preventivo y obligatorio, el 20 de marzo.

El presidente Fernández dijo que será un encuentro para «tomar una decisión» con relación a la zona del Amba, que agrupa a la Ciudad de Buenos Aires y 40 partidos de la provincia de Buenos Aires, en especial los del conurbano.

«Quedamos en vernos el lunes los tres para tomar una decisión. Estamos en una situación muy complicada», dijo el jefe de Estado, el sábado, en relación a este encuentro con Kicillof y Rodríguez Larreta.

En la última semana, los reportes del Ministerio de Salud de la Nación indican un aumento de los contagios en el Amba, que concentra el 93% de los casos del país.

El viernes último, para tratar de disminuir el ingreso de gente a la ciudad de Buenos Aires, los tres gobiernos decidieron reforzar los controles policiales en el transporte público, en especial los trenes, para que sólo lo utilicen los usuarios que realizan tareas esenciales.

De acuerdo a los informado por el Ministerio de Transporte de la Nación y la Secretaría de Transporte de la Ciudad, ese objetivo se logró al reducir el volumen de usuarios en los trenes y micros interurbanos y subterráneo.

El viernes último, Kicillof y Larreta conformaron una mesa técnica entre ambas jurisdicciones para analizar día a día las camas hospitalarias ocupadas, la velocidad de la curva de contagios, la circulación social y la mortalidad.

La mayor parte del resto del país está en una fase de distanciamiento social, preventivo y obligatorio, con liberación de gran parte de las actividades y servicios, debido a que en las últimas semanas registraron un notorio descenso de los casos de coronavirus.