La violencia es una problemática vigente en las relaciones de noviazgos de los y las adolescentes y adquiere ciertas particularidades en función de esta etapa del ciclo vital.

La violencia psicológica es la predominante. Mas del 72% de los chicos y las chicas que tienen o han tenido un noviazgo reconoció la presencia de al menos un indicador de violencia psicológica en sus relaciones, según una investigación de la Universidad Nacional de Mexico.

Algunas características que se pueden diferenciar son:

La bidireccionalidad: tanto varones como mujeres adolescentes reconocen vivenciar violencia en porcentajes similares, a diferencia de su manifestación en las relaciones de pareja adultas donde son las mujeres las que mas sufren  este tipo de situaciones. Los rasgos específicos de las relaciones adolescentes están marcados por el tipo de relación que predomina como las primeras relaciones, esporádicas y de corta duración, sin convivencia ni hijos/as, y por las características de la población adolescente: se encuentran en proceso de desarrollo y búsqueda de su identidad, donde los mandatos sociales aun no están tan afirmados.

Los celos: son el principal motivo de discusión en las parejas adolescentes. Las distintas maneras en que se expresan pueden configurar, o no, diferentes tipos de violencia, como por ejemplo la violencia física. La problemática no reside en «sentir celos» sino en las diferentes acciones y conductas que se desprenden como consecuencia de sentirlos.

Redes sociales: las nuevas tecnologías y el desarrollo tecnológico inauguran escenarios o canales por donde se pueden ejercer formas de violencia en las relaciones de pareja, es decir, su uso puede reforzar o reproducir mecanismos y modos particulares de ejercicios de la violencia simbólica. En relación con estos comportamientos, se puede sostener que son expresiones de control sobre los tiempos, actividades y comunicaciones. Lo es también cuando se le exige a la persona dar cuenta de fotos que se publican, amigos/as o seguidores que se mantienen en las redes sociales, llamadas o mensajes que recibe de otros/as. Estas expresiones representan formas directas de control, restringiendo y condicionando los contactos y las comunicaciones que la persona mantiene.

Estereotipos de género: los que aún se encuentran conformidad entre la población adolescente son especialmente aquellos vinculados a la asociación de las mujeres al ámbito de lo privado, lo domestico y los cuidados. En relación con este apartado es preciso destacar que son los varones son quienes mas sostienen estas ideas. Sin embargo, se distingue que la maternidad ya no es, para las chicas principalmente, el eslabón clave de la «plenitud de una mujer». El cuerpo estereotipado de mujer sigue siendo una referencia en esta población, aunque esto impacta de diferente modo en varones y en mujeres , las mujeres «sufren» la imposición de este cuerpo ideal, mientras que los varones lo «consumen».

Si sufrís o conoces a alguien que sufra violencia de genero te podes comunicar al numero 144 en todo en país y en Posadas, Misiones al 102 o 137.