La tragedia se reportó en horas de la madrugada, en la casa de los suegros del policía autor de los hechos, Isidro Casco Salinas, de 31 años, quien prestaba servicio en la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional.

De acuerdo con el informe preliminar, el hombre llegó al lugar del crimen y abrió la puerta de la vivienda a la fuerza. Fue recibido por su suegro, Alberto de la Cruz Riveros Benítez (51), a quien habría asesinado al instante sin mediar palabras.

La siguiente víctima fue su suegra, Amalia Portillo (50); también asesinó a sus propios hijos, y a su cuñada. Los tres últimos menores de edad.

Otras dos personas lograron sobrevivir y fueron trasladadas de urgencia al Hospital de Trauma. Tras cometer el crimen, el personal policial se quitó la vida.

De acuerdo con los intervinientes, el agente policial transmitió todo el crimen a través de una videollamada que realizó a su pareja que se encuentra en España.

El hecho se registró en el callejón Cerrito casi San Diego del barrio San Miguel de Capiatá, Departamento Central.

Fuente:Última Hora