Nos referimos al uso habitual de las redes sociales como medio para compartir noticias o imágenes de hijos, nietos o cualquier menor de edad. Su origen viene de la combinación de las palabras «sharing» (compartir) y «pareting» (crianza).

El hecho de subir estás imágenes o vídeos a internet, además de crearle una huella digital sin su consentimiento desde que son bebés, también puede exponerlos a los peligros que acarrea el propio internet. El Sharenting es muy popular entre padres y madres y lejos de ser una práctica habitual, se ha convertido en una dicotomía del día a día ya que en algunas plataformas, las imágenes y geolocalizaciónes se convierten en material público en manos de cualquier persona.

Tenemos que ser conscientes de que estamos dando detalles de los vídeos de nuestros hijos cuando aún no pueden decidir si quieren o no tener presencia en redes sociales.

Riesgos derivados del shareting: 

  • Falta de privacidad: al compartir imágenes o información, les estamos retirando la privacidad que les pertenece.
  • Ciberbullying: con el shareting podemos llegar a favorecer el ciberbullying sin querer, ya que estamos facilitando información acerca de nuestros menores. Este contenido puede afectar la reputación del niño/a.
  • Fraude: los niños pueden llegar a convertirse en blancos de fraude por los datos que hay de ellos en internet.
  • Grooming: también puede generarse acoso por parte de otro adulto atreves de las redes sociales.

¿Querés saber más sobre sharenting? Podés seguir el siguiente podcast