El proyecto de Superfideos para comedores populares pertenece al Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA, Conicet-Cicpba- Exactas UNLP) y la cooperativa Oro del Inca. El proyecto, cuenta también con el apoyo de la Dirección de Empresas Recuperadas del Ministerio de Desarrollo de la Nación, y busca lograr cereales/legumbres, alimentos farináceos sanos y nutritivos que puedan llegar a los barrios mediante la organización de la cooperativa.

¿Por qué “superfideos”?

El proyecto lleva ese nombre ya que sus actores ejecutores fortifican la clásica pasta con cereales y legumbres, mejorándolo nutricionalmente para que sean distribuidos en los comedores de los barrios populares de Quilmes.

Según destacó la Facultad, «la pandemia profundizó la desigualdad existente, aumentando los niveles de exclusión económica y social«. «En ese contexto, la cooperativa quilmeña Oro del Inca -que elabora y comercializa diversos alimentos- lanzó una campaña llamada ´Sumá fideos a la Olla´, articulando con una red de artistas y productores y con más de 15 comedores comunitarios«, precisó el comunicado de la UNLP.

En esa campaña, lograron reunir los fondos suficientes «como para cubrir los costos de fabricación de más de 1.500 kilogramos de fideos (equivalente a 15.000 platos de comida) para dar respuesta a la grave situación en la que se encuentran los sectores populares de la zona«.

«A través de la relación entre el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER) y la Dirección de Vinculación Tecnológica de la Facultad de Ciencias Exactas (UNLP) surgió la posibilidad de participar del proyecto, colaborando con el mejoramiento nutricional de las pastas, incorporando parte de nuestro conocimiento en el manejo de distintas harinas y la posibilidad de fortificar los fideos de trigo con la incorporación de distintas legumbres que logren un perfil de aminoácidos balanceado«, explicó Gabriel Lorenzo investigador del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA).

«A su vez, si este proceso de transferencia de tecnología desde el sector científico al sector socio-productivo logra ser sostenido, tenemos la intención a largo plazo de incluir una línea de pastas aptas para celíacos y que pueda incorporar legumbres, otros cereales y pseudocereales», afirmó Silvina Andrés, otra de las investigadoras.

Categorías: Notas y Noticias Salud