Con foco en el IFE

Entre las nuevas disposiciones figura una cláusula que no permite a beneficiarios de ningún plan social del Gobierno abrir una caja de ahorro en u$s. Nadie que esté recibiendo un plan, ya sea desde antes de la pandemia o después de esta, podrá acceder a comprar dólares. Esta medida se tomó más que nada para limitar la compra de los beneficiarios de un plan en concreto: el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia).

Los beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y otros planes sociales y quienes tengan créditos hipotecarios y alquileres congelados no podrán acceder al dólar oficial. Esta medida se extiende a los que recibieron otro tipo de ayuda estatal durante la cuarentena, como los monotributistas que accedieron al crédito a tasa 0% por parte de la AFIP o a los directivos de empresas que entraron al programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP).

A mediados de agosto el presidente Alberto Fernández realizó declaraciones sobre el dólar ahorro que anticipaban la preocupación de su gestión por la rápida fuga de las reservas del Banco Central. Además, vinculaba a los receptores de planes sociales con su compra.

«La gente compra 200 dólares por mes y eso genera una demanda muy grande de pequeños ahorristas», dijo el Presidente en declaraciones radiales, en referencia a la adquisición de ese cupo de dólar al valor oficial fijado por el Banco Central, sobre el que se aplicaba el 30% del impuesto «PAIS».

En este sentido, el mandatario aseguraba que mucha gente que recibía el IFE lo convertía en dólares «no para especular sino para que no se deteriore el ingreso».

También, se decidió que quienes tengan créditos hipotecarios con cuotas congeladas durante la cuarentena no podrán comprar dólares en el mercado oficial. Lo mismo ocurre con los que tienen frizados los alquileres.

Miguel Pesce, Presidente del Banco Central.

Apertura de nuevas cajas de ahorro en dólares

Además, la autoridad monetaria estableció que para la apertura de nuevas cajas de ahorro en dólares, el banco deberá “obtener evidencia de que el cliente posee ingresos o activos consistentes con el ahorro en moneda extranjera”.

En ese sentido, los bancos deberán “hacer una evaluación de los ingresos” para habilitar una nueva cuenta a sus clientes, en lugar del criterio simplificado que existe para la apertura de cajas de ahorro en pesos.

“Para la apertura de cuentas, en el caso que estén abiertas, tienen que demostrar que hay ingresos propios para dólares y en cambio se establecerá que no podrán acceder los beneficiarios de planes sociales, establecidos antes o después de la pandemia”, apuntó Miguel Pesce, el presidente del Banco Central.