🇦🇷 Femicidios en 2024: 137 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 550
🇦🇷 Femicidios en 2024: 137 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 550

El Ejecutivo logró sacar a flote la ley. Ahora falta la votación en particular, en donde se verá capítulo por capítulo. El Gobierno suspendió la reunión de Gabinete en Rosada.

La Cámara de Diputados comenzó ayer al mediodía una sesión maratónica que continuó hasta este martes y que acaba de darle media sanción en general la ley ómnibus y al paquete fiscal con 142 votos. Ahora, el proyecto deberá ser aprobado en particular, a través de la votación por capítulos, en donde el oficialismo sabe que habrá distintos planteos de los bloques. A pesar de ello, la administración libertario consiguió, tal como se propuso, conseguir una de las patas que necesitaba para gobernar y una de las condiciones para celebrar el 25 de este mes el Pacto de Mayo.

Tanto la ley ómnibus como el paquete fiscal tuvo en general 142 votos a favor, 106 en contra y 5 abstenciones, luego de un arduo trabajo que comenzó desde que el presidente Javier Milei propuso el 1° de marzo volver a tratar la ley como condición para que se lleve a cabo el Pacto del 25 de Mayo en Córdoba.

Tal es la atención que el Gobierno tiene que hasta suspendió la habitual reunión de Gabinete en Casa Rosada, que se realiza todos los martes y los jueves, para que todos los ojos estén puestos en el Congreso. Una fuente de Balcarce 50 explicó a MDZ que, tras la suspensión de la reunión con los ministros, es probable que Milei no se traslade de la Quinta de Olivos a la sede del Ejecutivo para seguir de cerca el debate, que se lleva a cabo hace casi 24 horas.

Luego de meses de negociaciones entre el Ejecutivo -casi exclusivamente representado por el ministro Guillermo Francos- y los distintos “bloques dialoguistas”, como el PRO, la UCR, Hacemos Coalición Federal e Innovación Federal, los dos textos fueron aprobados en general. El Gobierno consiguió lograr así las herramientas que necesitaba para seguir gobernando. Algunas de ellas son las facultades para reestructurar organismos del Estado, la reforma de leyes laborales, la privatización de empresas, la modificación del esquema tributario (en donde se vuelve al Impuesto a las Ganancias a través de Ingresos Personales), el blanqueo de capitales, la moratoria impositiva y el RIGI.

El oficialismo desde hace días se muestra esperanzado, y con confianza, pero siempre manteniendo un poco de cautela, ya que saben que la media sanción no es nada sin la aprobación en el Senado y que en la votación en particular en la Cámara Baja habrá algunos asuntos pro resolver.

Tanto la reforma laboral que propone el proyecto, como el RIGI y las facultades delegadas al Ejecutivo generarán tensión a lo largo de la jornada, a pesar de que el Gobierno decidió excluir casi todos los artículos que podrían poner trabas en el tratamiento de la ley ómnibus y el paquete fiscal.

Pero no solo se espera que haya planteos por lo que está, sino por lo la ausencia de cientos artículos, como el del Tabaco, que se encontraba en la versión original del proyecto y que proponía que se regularice el impuesto interno al cigarrillo. En el nuevo texto, más acotado, se retiró y desde Casa Rosada explicaron que fue para evitar que cuestiones de “lobby” se colen en el debate y que el asunto se debatiría posterior al tratamiento de la ley ómnibus y del paquete fiscal. La UCR como HCF son los que llevan la batuta de la polémica, mientras que el PRO no se sumará al pedido.

Más allá de lo que ocurra en la votación capítulo por capítulo, desde Balcarce 50 explicaban que todas las negociaciones que tuvieron en la previa del debate en la Cámara de Diputados fueron para escuchar y hacer participar a los distintos actores del proyecto de ley, que terminó siendo ampliamente reducido, una forma de mostrar que todos los que pasaron por los despachos de Casa de Gobierno fueron escuchados.

Al mismo tiempo, saben que lo que no se pudo incluir en esta oportunidad, podrá darse a través de las “distintas herramientas instituciones” que tiene el Ejecutivo para llevar adelante las medidas que cree necesarias para el funcionamiento del país. Es decir, quieren que la ley salga, al menos su contenido bruto, sin ponerse exquisitos con los detalles en esta ocasión.

Desde hace unas semanas la vista también está puesta en la Cámara Baja, en donde el Gobierno de Milei sabe que la cuestión está más complicada. Piensan que, en el peor de los casos, podría darse un empate 36 versus 36 que sea desempatado por la vicepresidenta Victoria Villarruel.

Por ahora, deberán seguir las negociaciones para que la administración libertaria consiga la otra media sanción que necesita, en un contexto de hartazgo, en donde varios integrantes de las Cámaras se encuentran cansados del debate y quieren que la ley fluya y se sancione para seguir avanzando en otros temas legislativos.


Publicado originalmente en Mdzol

telam
Share.