En la pegajosa tarde del miércoles, los milénicos nos juntamos a charlar con Maximiliano Rolón, posadeño de 29 años que trabaja codo a codo con sus padres y hermanos  en el pyme familiar.
No fuimos con la intención de poner un espectacular piso de madera en la oficina, las ganas no nos faltan, otras cosas (cash) sí; simplemente, quisimos identificar cómo hace un joven entusiasta como nosotros para destacar en el rubro en el cual se mueve. Muy piola la actitud de Maxi, fuimos a su oficina en su horario laboral.
Dentro de la empresa familiar, es Maxi quien pone la cara ante clientes y su función consiste en arreglárselas con la pata administrativa y comercial del negocio. Esa tarea surgió naturalmente, tanto es así que lo expresa diciendo que hace lo que le gusta (una de las cosas importantes en la vida, ¿no?).
El trabajar en un negocio que se hereda puede generar algunas tensiones, cuesta delegar e incluso no ser conservador, sin embargo, Alcibíades (Rolón padre) quien hace más de 30 años trabaja en la industria maderera cedió ante el espíritu innovador y de la mano de sus hijos, Juan Pablo, Maxi y Martín lograron implementar tecnología de punta. A éste punto de la charla nos surgió la inquietud de saber si se consideraba representante del sector, Maxi le pasó la pelota al equipo de trabajo porque gracias a esa conformación, sus productos y la tecnología son reconocidos por los colegas y clientes. Es tal la representatividad que participaron en una reunión en el Ministerio de Producción de Nación, allá en CABA, junto con varios representantes del segmento “pisos de madera”. Maximiliano concurrió empilchado a la misma con expectativas, dado a la necesidad de inquirir sobre las posibles gestiones estatales hacia el sector.
En la foto compartida por el Ministerio de Producción de la Nación Argentina podemos comprobar lo outsider que es Maxi: Un gurí jugando en primera con los veteranos del rubro.
Su percepción sobre el tema es clara, y además dió a entender que compartida con los demás empresarios. Se votó un cambio, y naranja, la industria forestal está en declive y no se avizoran ganas de mejorarla, entendido como tal tomar la decisión política de ayudar a la industria pyme nacional dando las herramientas para que sean competitivas. Triste pero real, al punto de sentirse defraudados.
Nosotros pensamos ¿el gobierno nacional no percibe el malestar? ¿ni siquiera con los cantos futboleros? ¿ni con los empresarios de su mismo palo que se lo dicen en sus caras?, bueeeee…
Para llegar al local comercial de “Rolón Pisos de Maderas y Decks”, googleamos la dirección y saltó su página web. Porotito a favor otorgado por los nuevos clientes que usamos google hasta para respirar. Maxi nos contó que consideran a internet como fundamental para promocionarse y tener feedback cotidiano con los clientes.
Como última inquietud, le solicitamos que nos deje un mensaje para los intrépidos lectores que deseen tirarse a emprender, Maxi reconoció que tuvo suerte de empezar con algo donde la peor parte se la llevó el padre, sin embargo para no estancarse indica que es necesario todos los días levantarse con perseverancia, disciplina y compromiso. ¡A esas birras con amigos, mejor las dejamos para el fin de semana!.
A los saludos, luego de pasar un buen rato y encantados con el aroma a madera, nos despedimos de Maxi, así lo dejamos trabajar.