Los celulares tuvieron un impacto enorme en nuestras vidas. Sin embargo, por muy útiles que sean, tienen una serie de consecuencias; la principal, es la baja en el nivel de interacción social que conlleva. Sin darnos cuenta, es un tema de relevante importancia en nuestros días. Salimos con el celu a comer, a bailar, a hacer actividad física, o lo que sea y se nos hace muy difícil desprendernos del mismo.

Perfectos Desconocidos, es una película Italiana del año 2016, que refleja la situación a la que nos sometemos diariamente. Y si, el teléfono celular esconde gran parte de nosotros, no podemos negarlo. La peli muestra una visión bastante realista del tema, tanto que incluso llegó como obra al teatro argentino, bajo la dirección de Guillermo Francella y protagonizada por un elenco de primerísimos actores.

La luna llena siempre captó la imaginación de la gente, incluso hoy sigue funcionando en la conciencia colectiva como algo mágico que influye en el comportamiento, psicología y funcionamiento biológico humano. Se supone, por ejemplo, que en las noches de luna llena estamos ansiosos y tenemos problemas para dormir. Bueno, la luna llena es el telón de fondo de esta película, que comienza con una cena que dan en su casa Rocco y Eva para un grupo de viejos amigos.

Al principio de la cena surge un tema, debido a nuestra adicción a los celulares, que da lugar a que se mantengan muchos secretos hacia la familia y los amigos. Como resultado de esta conversación, Eva, dueña de casa, sugiere un juego: desafía a los invitados a que pongan sobre la mesa sus teléfonos y compartan con los demás toda la comunicación que reciban durante la cena; juego que hizo revelar muchísimos secretos y por ende toda clase de conflictos en el grupo. Spoiler alert: Vamos a jugarlo en la próxima cena de Milénico, en vivo.

Actualmente se suelen hacer juegos, cuando salimos a cenar con amigos, para tratar de evitar que usemos los teléfonos durante la noche. Por ejemplo, el más clásico, es el que tiene como prenda que el que primero usa su celular, tiene que pagar la cuenta de lo consumido.

No obstante, lo que ofrece Eva en la película va mucho más allá de un juego inocente y pone a sus invitados, menos a ella (cínico y egoísta de su parte) en un apuro.

Perfectos desconocidos es una película muy pertinente con la que, creo, la mayoría de los milénicos se puede identificar y que les hace reflexionar sobre nuestra relación con la tecnología y sobre cómo cambiaron las relaciones que tenemos con los demás, particularmente con la gente más cercana.