Arrancó el segundo día y la adrenalina es el combustible común. Están todos on fire y no quieren perderse nada. A lo largo de este viaje les iremos relatando situaciones que serán difíciles de creer. Ya lo sabemos. A nosotros nos pasa, hasta que cruzamos las puertas de cada una de las oficinas, donde estas startups nos reciben.

Afluenta

Afluenta es un intermediario entre solicitantes crediticios e inversores. Los primeros suben su proyecto a la plataforma y quedan a disposición de una gama muy variada de inversores. Podés sumarte como inversor con $5000 o más. El mínimo de solicitud de financiación es 10 mil pesos, por ende vas a encontrar que es muy común que entre varios inversores financien un proyecto, como también un solo inversor va a apoyar a varios proyectos.

 

Eso es Afluenta. Vos elegís, de alguna manera, que riesgo correr. Algo que no es común en estos tiempos donde la volatilidad de la economía nos da más cachetazos que abrazos.

La «colada» de la izquierda es Flor, se encarga de romperla en todo lo que es prensa y divulgación de Afluenta.

Nuestras anotaciones rápidas: Inversión. Capital. Riesgo. Colaborativo. Humano. Social. Dinero. Mujeres (hasta ahora es donde más las vimos en puestos de toma de decisiones. Bien por Afluenta). Emprendedores.

Linio

Linio es una e-commerce. Pero no cualquiera. Es una startup para compras que combina marketplace con retail, donde nos explicaron las ventajas de cada una de ellas y en que ramas se dividían. Conceptos como la consignación o el crossdocking fueron desarrollados en una charla muy copada donde Diego (country manager) y «Gigi» (mano derecha, izquierda, goleadora y arquera de Linio) nos explicaron el funcionamiento de la empresa.

Linio nos abrió las oficinas, literal. Porque luego de conocernos, cada uno de nosotros (somos 16 personas) ingresamos a áreas distintas de la oficina a conocer un poco más sobre la actividad de cada uno de los chicos que trabajan ahí. Hablamos con los colaboradores, nos sentamos en sus escritorios y nos contaron todos. Hasta de los horarios de los after office de la zona. Frontoffice, backoffice, atención al usuario, logística y más áreas fueron las que conocimos ayer en una visita más que nutritiva para nosotros.

En un momento apareció un flaco nuevo con su celular en la mano y un JBL Extreme bajo el brazo. ¿Vamos a bailar? pensaron los Boostribers. Este flaco es Agustín Bachini, campeón nacional de karate y demostrador del método DeRose. Nos hizo relajar y tomar dimensión de lo que estamos viviendo. Les chusmeamos un poco acá:

 

La formula no falla, la especificidad y sentarse en cada una de las computadoras, donde se resuelven los problemas, aplican los métodos y se hacen los seguimientos de los paquetes, nos sumó, sobre todo pensando en que cada uno de los boostribers, o tiene una idea o ya la está aplicando.

Ah … nos dieron la merienda. No afirmamos ni desmentimos que nos bajamos toda la Cindor.

Nuestras notas rápidas: Vender. Vender. Vender. Experiencia. Compradores. Logística. Stock. Equipo. El cliente primero

Cineastas del futuro

¿Se imaginan a niños que, desde los 3 años, se vuelcan de lleno a la realización de películas?. No lo creíamos. Lo vimos. Lo queremos hacer. A los milénicos, ustedes saben, nos encanta contar historias y Seba Chuffer descubrió que a las generación Y, como la Z, también.

Por eso desde su startup brinda las herramientas necesarias a los más chicos (aunque hay de todas las edades hasta los 17 años). Esto le permite a los gurises un doble enfoque: uno desde este aprendizaje y otro gracias las aptitudes intuitivas con la que cuentan estas nuevas generaciones.

“Necesito que sea sustentable por si mismo, aunque no descarto utilizaron herramientas como el crowdfounding”, remarca Seba. Esto es lo que más nos impactó y, si bien en unas está más explicito que en otras, la vinculación de las startups con lo social es maravillosa. Es una visión

Seba también realizó talleres de cine, con celulares, destinados a cartoneros de la Ciudad de Buenos Aires. Porque al fin y al cabo lo que hacen los emprendedores es intentar paliar las desigualdades existentes y equiparar así el amplio abanico de oportunidades existente.

En el piso de uno de los espacios de BA Coworking, los boostribers se devoraron la charla de Seba. Todos podemos contar historias, también los más chicos.

Nuestras notas rápidas: Amor. Chicos. Contar historias. Cine. Cámaras. Actuar. Vivir. Superarse.

 

Etiquetas: