Recta final. Ya estábamos cerrando la semana y pasaron cosas que no esperábamos: Boostribe nos siguió rompiendo la cabeza (y los esquemas, preconceptos y tabúes).

Nubi

PayPal desembarca de diferentes maneras en los países. A veces lo hace per sé, por ejemplo en Brasil y México, y otras como alianza. Este es el caso de Argentina, a través de Nubi.

Nubi es una FinTech (empresas financieras que utilizan avanzadas tecnologías para ofrecer servicios). Esta startup se encuentra vinculada al Banco Comafi, quienes son los principales inversores. Con una filosofía descontracturada y apostando por una Marca Humana, esto es afianzar el nexo entre el usuario y la compañía, para lograr así una mejor experiencia se trabaja en esta startup.

Es difícil explicar Nubi. Pensemos lo siguiente: es difícil explicar el mundo financiero, ni hablar el mundo digital financiero. Por eso le dan muchísima importancia a la cuestión comunicacional. Siguiendo el concepto de la marca humana, su comunicación es vía prensa y marketing digital, también cuentan con un canal de podcast en soundcloud, donde hay contenido relevante para clientes, utilizan el email marketing, redes sociales (en instagram cuentan historias de usuarios satisfechos por el servicio), incluso tienen hasta un blog.

PayPal tiene mucha reputación pero difícil explicar que es PayPal. Nubi lo que hace es, explicar primero quien es PayPal, así los posiciona y elaboran tareas en conjunto. Tienen más de 70 mil usuarios en la plataforma y llevan aproximadamente un año en el mercado. Muchos freelancers que venden sus servicios al exterior, se abren cuentas en Nubi para que sea intermediario, por ejemplo Workana.

Tienen un nuevo proyecto en carpeta, llamado Nubi Banking. No podemos contar todo pero lo que si le podemos adelantar es que van a ofrecer oportunidad, más que agilidad (que es lo que brindan los bancos), para quienes no cuenten con los requisitos exigidos por estos, como así también por las entidades financieras.

En fin, Nubi es una experiencia financiera.

 

Ideas Factory

Fuimos otro imponente WeWork, sobre Avenida Libertador en Vicente López, a visitar a los amigos de Ideas Factory. Tomas Constanzo, su founder, nos recibió y nos hizo volar el bocho. Y aviso, cada una de las citas en este capítulo de Ideas, le corresponde a Tom, el puto amo de Innovation Factory. Nos hizo desmitificar la ‘excelente’ vida del emprendedor, donde sos tu propio jefe y trabajas cuando querés: “trabajas 200 horas a la semana y tenés 120 jefes”.

Potenciar personas para liderar procesos de cambio cultural es el camino que tomaron desde Ideas Factory ¿Cómo se logra esto? Trabajando desde la innovación, afirman desde la startup, y continúan: “no podes hablar de innovación si no hablas de comunidad”, una ecuación maravillosa.

Luego de haber hecho una analogía con David y Goliat para explicar el mundo de los emprendedores y las grandes corporaciones, donde los primeros representan a David, ese pequeño que tiene todo para perder pero que en realidad son los mejores utilizando la onda para desequilibrar a su rival, mientras que las gigantes empresas se funden en la imagen de Goliat, un gigante que se puede mover muy bien en el cuerpo a cuerpo pero que no es invencible. Esta metáfora fue utilizada para explicarnos por qué cuesta innovar en las compañías.

Con un gran repaso por la historia ‘emprendedora’ de nuestro país, y contarnos el caso de sus abuelos y bisabuelos, nos hizo saber la diferencia entre una cultura y una moda en el mundo de los emprendedores. No es algo nuevo esto ya que “los emprendedores somos el ADN de este país” porque “emprender es mirar tu entorno con una mirada crítica y encontrar soluciones donde todos encuentran problemas”.

En fin, encontrar problemas, idear soluciones, aplicarlas, fallar en el intento mil veces. Esa es la vida emprendedora.

 

Carlos Miceli

Lo primero que voy a decirles es que tienen que googlear a esta persona y añadirlo a sus redes, lo segundo es que tiene su emprendimiento (la Escuela de Nuevos Aliados), tuvo otros, pero me detengo en su nombre y apellido porque es su historia la que nos interesa para explicarles porque tuvo el honor de cerrar la semana Boostribe de visitas a emprendedores.

Carlos Miceli estudiaba y trabajaba (muy bien) hasta que se dio cuenta que, desde ese lugar, no podía aportar más y tampoco se estaba nutriendo de lo que a él le movilizaba. Recién estaba entrando en su tercera década de vida. Le gusta escribir y la herramienta del blog, como su manejo de inglés, lo llevó a compartir sus ideas hacia fuera de nuestro país, siempre de manera digital. Con ayuda de Twitter comenzaron a crecer sus lazos y consolidó esta idea de redes con el intercambio de e-mails con quienes él considera sus mentores.

“Mi historia es una historia de relaciones”, así comenzó hablando Carlos en la noche del viernes, en el espacio de coworking llamado HIT Pampa en el barrio de Belgrano en la ciudad de Buenos Aires. Y no hay dudas de eso.
Después de presentarnos cada uno de los 17 que participamos de esta experiencia, para que Carlos nos conozca, contamos desde nuestra visión cual era el factor más grande de desigualdad en el mundo. La accesibilidad o el “acceso a” fue una de las más resonantes y compartidas pero Miceli hizo hincapié en que antes de eso hay otro paso: el de las relaciones.

¿Por qué son tan importantes las relaciones? Según Charly, como le dicen en sus redes, es porque las personas representan perspectivas, representan posibilidades. Un concepto donde nos dejó en claro que nosotros no somos lo que somos, sino que somos nuestras capacidades, o mejor dicho, lo que podemos llegar a ser. Suena muy filosófico, lo sabemos, pero da resultados.

Tres son las perspectivas que aborda este nómade digital, que ha viajado por todo el mundo, para encarar los proyectos con éxito: entender los negocios desde sus fundamentos, la importancia de la biología para aprender y la importancia de los sistemas. No vamos a ahondar en cada uno de los puntos que mencionamos, no porque no nos interese, no lo hacemos por un solo motivo: búsquenlo y agréguenlo a sus redes.

Discutimos sobre aspectos sociales, el fracaso, las relaciones, la educación y estuvo muy presente un denominador común: el cambio del sistema, que está tan dañado ¿De dónde proviene? Él sostenía que debía ser proveniente de un factor externo, mientras que algunos de los presentes sosteníamos que debía ser interno. Lo que rescato de esto, no es tanto el tópico del debate, sino el debate en sí. Su visión y manejo de las relaciones le permite una apertura donde todos podemos encontrar puntos de desacuerdo, pero seguir debatiendo.

Miceli es el 1° ciudadano digital argentino en Estonia, lo que le permitiría abrir su propio emprendimiento en este país solo con un formulario en internet. Este pequeño estado es el único del mundo que declaró el acceso a internet como derecho humano y los únicos trámites presenciales aquí son para contraer matrimonio o comprar un inmueble. Algo ya les hemos contado en Milénico (en esta nota). Se imaginan que si tienen este concepto sobre internet en este país europeo, debe ser una cuna interesante de startups. Sofía y Francisco, coordinadores y organizadores de la Experiencia Boostribe, se van junto a Carlos Miceli y diez personas más en el mes de junio a Estonia para realizar una experiencia similar a la vivida en Buenos Aires esta semana.

Cerramos con las ventajas de las redes para Miceli: “nadie me dio laburo, me dieron la información antes que nadie y en base a eso, actué”, nos dijo. Estará en cada uno de ustedes tomarlo o dejarlo, por lo pronto les puedo decir que finalizada la semana Boostribe. A los misioneros nos quedaron agendados en nuestros teléfonos gente muy interesante de las provincias de Corrientes, Chaco y Santa Fe.