🤑 BTC: USD $ 0000.00 | 🇦🇷 Femicidios en 2022: 240

Destacadas

Rusia 2018: ¡Oh! Y ahora, ¿quién podrá ayudarnos?

el brujo Manuel

La selección argentina se enfrenta mañana a Nigeria, partido que se transmitirá a las 15 h de nuestro país. Hasta el viernes, todos fuimos nigerianos: los dos tantos que marcó el equipo contra Islandia nos dieron una oportunidad más de seguir en carrera. Mañana, vuelve la pasión por la camiseta y los hinchas ya no sabemos qué hacer para que Messi nos traiga la co.

Es por eso que, en la desesperación, la Selección se vio necesitada de recurrir a un viejo conocido del fútbol nacional: el brujo Manuel.

el brujo ManuelA pesar de cómo lo llaman, dice que no hace brujerías, que sólo cura. Vive y atiende en Joaquín Gorina, una localidad de La Plata, Buenos Aires. En estos días, corrió un fuerte rumor de que ante el apuro de los muchachos de Sampaoli, iba a estar presente para “destrabarlos”.

En las redes, los usuarios e hinchas ven en él la única salvación; por eso, comenzaron a pedir su presencia en el estadio Krestovski, en San Petersburgo. Dicen que la AFA lo invitó y que él rechazó el convite. Pero que habría cambiado de opinión en los últimos días, ya que sería nuestra última esperanza.

Lamentablemente, el brujo Manuel no viajó a Rusia. Si bien se habla de que el “responsable” de los tres goles de Messi ante Ecuador en las últimas eliminatorias dijo que daría su “apoyo espiritual” a la Selección, desde su entorno afirmaron que sus trabajos no son a la distancia.

Crece la incertidumbre para el partido y hasta los ateos rezan; la pregunta es: y ahora, ¿quién podrá ayudarnos?


 

Artículos Relacionados
DestacadasMundoPolíticaVirales

😡 Un hombre mata a puñaladas a un votante de Lula en Brasil

DestacadasMisionesViajes

🤝 Misiones presenta el evento “Turismo Innova” de tecnología para el sector

DestacadasMundoUrgentes

🖤 Brasil: un adolescente irrumpió disparando en una escuela y asesinó a una estudiante

DestacadasEconomíaMundoPolítica

😮 La Junta de Gobernadores del BID votó destitución del presidente Maurice Claver-Carone