Sigue la sesión histórica en el Senado de la Nación y Humberto Schiavoni argumentó, con datos estadísticos de la provincia, su posición a favor de la ley de IVE. “El debate que estamos dando es un debate que los argentinos nos merecíamos hace rato. Es una deuda que teníamos con la democracia. Debate silenciado por cuestiones políticas y religiosas”, comenzó diciendo el expresidente de la EBY.

Muy picante con el sector eclesiástico y también con aquellos políticos, que a los largos de los años han declinado de debatir la temática del aborto, comenzó a arrojar datos: “Es una realidad que duele. Más de 40 mujeres mueren por año y miles se someten a abortar en la clandestinidad. Mas allá de que nos guste o no, que sea legal o ilegal, la criminalización ha fracasado porque los abortos se realizan igual”. Profundizó en las estadísticas para hablar de Misiones al argumentar que “en misiones más del 70% de las adolescentes menores de 19 de años declaran en el post parto que su embarazo no fue deseado. Muchas de ellas se niegan con seguir adelante. Misiones tiene una de las tasas más altas de fecundidad en niñas de 10 a 14 años. De cada mil, 3,8 tiene un hijo, mientras que en la tasa nacional es de 1,4. Y lo peor, en gran mayoría son producto de abusos.”. Por último, para cerrar con las estadísticas, dijo que “Misiones es la provincia con la mayor cantidad de embarazos adolescentes del país. Son datos oficiales delo ministerio de salud de la provincia”.

Ante esta realidad, Humberto se preguntó “¿Vamos a obligarlas a mantener el embarazo y dar a luz en contra de su voluntad? Los mandatos confesionales no deben ser determinantes para legislar a la hora de pensar en toda la sociedad. No podemos aceptar que los fundamentalismos nos impongan sus postulados de fe como verdades reveladas”.

Durante su exposición comparó la situación con los países que lo han regulado, habló de cómo tomó el gobierno nacional un tema que estaba en agenda: “¿Por qué los argentinos miramos al costado tantos años? La mayoría de los países han solucionado y regulado este tema hace varios años. El gobierno tomó nota de un reclamo social que existía y que venía cobrando cada vez más fuerza.  Todos fiumos testigo de la movilización del 8 de marzo donde el leivmotiv era la legalización del aborto. Era un tema que venía desarrollándose en el seno de la sociedad”.

Para culminar realizó un llamamiento a sus pares para que voten a favor al preguntarse si “vamos a consolidar el marco legal o vamos a seguir eternizando la condena a miles de mujeres que se niegan a llevar un embarazo en contra de su voluntad”.