El número de personas que ha decidido decirle no a los últimos modelos de celulares inteligentes, independientemente de si son iPhone o Android (y no, no tiene que ver con la terrible púa) se ha incrementado notoriamente; en su lugar, los milénicos están volviendo a usar esos celulares que solo te permiten hacer y recibir llamadas. LPM, estamos perdidos.

Las ventas de estos teléfonos (que, de hecho, algunos de los que están leyendo esto puede que no hayan visto nunca uno) aumentaron un 5% en el último año en Reino Unido, y en cifras similares en otros países de Europa e incluso en Estados Unidos. Conocidos popularmente con el nombre de «burners» o «dumbphones», estos sencillos dispositivos han superado el porcentaje de ventas de los «smartphones» en el mismo período, que aumentaron solo un 2% en ganancias.

El resurgimiento del teléfono simple ha sido interpretado por algunos como un alejamiento de las redes sociales y de la presión por estar constantemente online, conectado y en contacto con todos. El 78% de los británicos creen que no podrían vivir sin sus «smartphones». Entendible si consideramos que hay estudios que muestran que pasamos, como mínimo, 2 horas y 28 minutos al día mirando la pantalla del celular.

El Samsung Galaxy J2 Pro Koreano tiene su versión offline (no se conecta a Internet por 3G, 4G, ni wifi).

La generación Z es mucho más cauta aparentemente. Un informe del New York Times en 2015 decía que muchos adolescentes de la Gen Z, preocupados por su huella digital, evitan ser fotografiados en poses comprometedoras que puedan ser retocadas digitalmente de manera simple y tienen mucho menos apego al sexting y a enviar «nudes».

El Punkt MP01 es uno de los modelos más exitosos de la movida de desconectarse. No tiene cámara, conexión a internet ni nada que se le parezca. Solamente llamadas y SMS.

Desintoxicación digital

El concepto parece ganar fuerza todos los días, y las redes (irónicamente) se llenan de posteos y noticias sobre el digital detox que están experimentando algunas personas. Asociar la hiperconexión con la depresión no es una idea nada nueva y parece haber más y más pruebas de la relación entre vivir conectado y la baja en la salud emocional. ¿Vivir desconectado, sana?

Por tanto, si estás pensando cambiar de celular, quizás ahora es el momento de pensarlo dos veces.

Etiquetas: