Chris Taylor es un chico canadiense de 21 años, que hace tres años fue diagnosticado con osteosarcoma, un tipo de cáncer que afecta a los huesos primarios. Toda su vida fue un fanático de los videojuegos, pero hay uno que guarda un lugar especial en su corazón: Super Smash Bros.

Esta saga de Nintendo, que tuvo su primera aparición en consola de 64 bits de la gran N, y continuó en la GameCube, Wii y una versión híbrida para Wii U y 3DS, todas ellas consagrándose como uno de los títulos más exitosos de cada generación.

Para los que no saben de qué se trata, es un juego de lucha entre personajes, principalmente de Nintendo, pero también de otras franquicias presentes en la consola, que en distintos escenarios se baten en un duelo frenético para ser el vencedor. Imagínense a Mario, Donkey Kong, Kirby y Jigglypuff, luchando en el castillo de la princesa Zelda a un ritmo que no da tiempo para vacilar. La emoción y ansiedad que dan estas batallas, además de horas de diversión (la introducción del online hizo que sea un juego que se puede jugar todo el día, todos los días, y siempre es algo nuevo y distinto), suelen venir acompañadas de problemas con los joysticks, que no siempre son capaces de contener nuestros movimientos excesivamente brutos.

En marzo de 2017, al lanzarse la nueva consola de Nintendo, todos estábamos esperando el nuevo Smash, algo que se hizo realidad en el E3 cuando anunciaron para el 7 de diciembre, el Super Smash Bros Ultimate, que incorpora a TODOS los personajes alguna vez jugables, y como si fuera poco, agrega otros nuevos, lo que totaliza 66 potenciales luchadores y un enorme número de escenarios y modos de juego no confirmados todavía, llevando el hype a dimensiones épicas.

Volviendo a Chris, lamentablemente su enfermedad, a pesar de haber realizado numerosos tratamientos, algunos de ellos experimentales, que no le produjeron resultado alguno, entró en etapa terminal, pronosticándole su médico entre 3 y 6 meses de vida, y uno de sus principales remordimientos era no saber siquiera si llegaría a tener en sus manos la nueva entrega del Super Smash.

Por ello, por redes sociales se inició una campaña para que este joven pudiera cumplir uno de sus sueños, principalmente a través de Twitter y Reddit.

En su cuenta de Twitter, Chris dijo que diciembre es muy lejano para alguien que ya está postrado en una cama, y escuchar cosas sobre Smash o Devil May Cry 5 (anunciado para el 8 de marzo de 2019) le duelen y le recuerdan que no va a poder echarle manos a estos juegos por los que esperó años.

Con todo el revuelo que causó la campaña, y por la noble causa que llevaba como estandarte, el 21 de septiembre se apersonaron dos representantes de Nintendo a la casa de Chris con la demo del E3 del Super Smash Bros Ultimate, y pudo jugar 3 horas con un amigo, su hermano y su mamá, compartiendo imágenes del momento. El agradecimiento de Chris no se hizo esperar, y sus tuits al respecto fueron RT más de 25.000 veces.

Una vez más, ¡la magia de Internet en acción!

Categorías: Notas y Noticias