En el hospital de Pediatría Fernando Barreyro se llevó a cabo la primera intervención de Ampliación Vesical con toma cateterizable, la misma consiste en una cirugía urológica de alta complejidad y se realizó en el servicio de cirugía del Hospital de Pediatría, lo que constituye un hito para la salud pública de la provincia. Anteriormente los pacientes eran derivados y operados en Buenos Aires.

A partir de las palabras brindadas por el Dr. Lago Enrique Martin, cirujano, especialista en urología pediátrica quien explicó que la paciente, a quien se intervino, ingresó con el diagnóstico mielomeningocele.

«La niña tenía por su patología de base que es el mielomeningocele una disfunción vesical, que es una vejiga neurogénica, esa vejiga al tener alta presión y baja capacidad le ocasiona daño renal a futuro, por este motivo lo que se le hizo fue esta ampliación vesical que consta básicamente en utilizar una poción o un segmento del intestino grueso para crear un parche y así ese parche implantárselo a la vejiga y ampliársela, dándole más capacidad y bajándole la presión»

Enrique Martín Lago, especialista en urología pediátrica

En esa línea remarcó que “es una cirugía urológica de alta complejidad que nunca se había realizado en el Pediátrico. Es la primera intervención que se hizo acá en el servicio, así que anteriormente a estos chicos se los derivaba y se operaban en Buenos Aires. Tener la posibilidad hoy de hacer estas intervenciones acá, obviamente le da mayor solución a un grupo de pacientes importantes que maneja el hospital y el servicio”.

Al ser consultado sobre cómo afecta en el paciente la intervención, el profesional comentó que los beneficia de dos maneras. “Primero, desde la protección de sus riñones, al disminuir la presión vesical que previene el daño en forma retrograda que le ocasiona a los riñones; y el segundo beneficio importante que más lo va a sentir la nena es que le hicimos unos toma cateterizables, ya que los chicos con diagnóstico de mielomeningocele al no tener la posibilidad de vaciar la vejiga por si mismos son dependientes de un cateterismo, o sea de un sondaje a través de la uretra el cual lo deben hacer todos los días cada cuatro horas. En particular, esta nena al estar en silla de ruedas, se le dificultaba mucho el sondaje a través de la uretra, entonces le hicimos un conducto que va desde la pared abdominal hasta la vejiga, de esta manera la nena puede hacerse el cateterismo aun estando en la silla de ruedas, además, puede hacerlo en la escuela o en cualquier otro lugar, lo que le da una mayor independencia a ella misma”.

El equipo profesional del servicio de cirugía: jefe del servicio Dr. Gamarra Marcelino, Dr. Benmaor César, Dr. Casco Dionisio, Dr. Lago Enrique, Dra. Seró Daiana, Dra. Cabral Silvana Carballo Cristina y Dra. Frasca Valeria.