La satisfacción en la Corte, estos días, es por el guiño de Alberto Fernández y su planteo de «normalidad». Vocalías del cuarto piso recibieron con agrado elogios a todos sus integrantes (incluidos los «nuevos») y mensaje «tranquilizador» respecto a eventual relación con el Ejecutivo. Confirmaron no ampliación.

La Corte Suprema recibió con el mayor beneplácito las declaraciones públicas del candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, que estuvieron dirigidas a los habitantes del cuarto piso del Palacio de Tribunales. Confirmaron que quedarían sepultados los planes de ampliación del tribunal, una idea que sobrevolaba un eventual segundo mandato de Mauricio Macri, y les agradó que el postulante destinara elogios (distinguiendo el contenido de las sentencias) a todos sus integrantes. Dato no menor teniendo en cuenta el fuego a discreción con el que el kirchnerismo sometió a los nominados por Cambiemos, especialmente el actual presidente del máximo Tribunal, Carlos Rosenkrantz. En todas las vocalías, según recogió el medio Ámbito Financiero, hubo expresiones de satisfacción con los dichos y señales de un posicionamiento que augura una “normalidad” institucional, dato que destacaron.

Los dichos

“Hay que pedirle a la Corte Suprema que sea eso, Corte Suprema, no otra cosa. Los jueces de la Corte son respetables y dignos, incluso aunque no esté de acuerdo con algunas decisiones que tomen”, aseguró Fernández en declaraciones a AM750. “Tengo mucho respeto por los jueces de la Corte, porque la Corte nunca hizo algo que a mí me hiciera reaccionar en términos de Derecho. Seguramente dictó decisiones que no me gustaron o unas me gustaron más que otras, pero todo estuvo fundado”, aseguró.

“Todos son jueces, aun los que nombró Macri, respetables, dignos, éticamente no se puede cuestionar nada de ellos. Tal vez Rosenkrantz tiene los compromisos que tiene alguien que dejó de ser abogado un día para convertirse en juez, pero con el tiempo esas cosas se van disolviendo”. Significó cerrar –discursivamente- un frente que ha ocasionado más de un “ruido” interno. La contracara que mencionó Fernández fueron los tribunales de Comodoro Py, a quienes volvió a fustigar, considerando “malo” que se posicionen siempre más cercanos respecto al poder político.

 

Ámbito