El cuerpo de Jesica Minaglia, una docente de 30 años, fue encontrado este miércoles en su casa de la ciudad santacruceña Comandante Luis Piedra Buena. La llamada para informar sobre su muerte la hizo su expareja y padre de su hijo, que ahora es el principal sospechoso.

Se trata de Pablo Núñez, un cabo de la policía de Santa Cruz. En su primera declaración, sostuvo que fue a la casa donde vivía su exmujer con el hijo de ambos y a ella la encontró «tirada de cúbito dorsal, con manchas de sangre en la ropa y en el piso”.

Aunque todavía no descarta la posibilidad de que la víctima haya sido asesinada durante un intento de robo, la principal hipótesis apunta a un femicidio. En la escena del crimen, además, encontraron un fierro con el que habrían golpeado a la maestra hasta matarla.

Alrededor del sospechoso todo es hermetismo. Según publicó La Opinión Austral, el oficial habría sido encontrado, después de llamar a la policía, desmayado y ensangrentado en el cementerio local.

Una de las pocas certezas entre tanto interrogante es que no existían antecedentes de violencia de género en la pareja. Núñez y Minaglia se habían separado recientemente, pero mantenían una relación por el hijo que tienen en común. No trascendió si fue detenido o no.

Por otra parte, la agrupación sindical santacruceña emitió un comunicado donde exigen Justicia por lo que consideran es un brutal femicidio y se solidarizan con la familia de la víctima. “Exigimos que se investigue hasta el final y no se encubra desde el poder político y desde las fuerzas armadas, este femicidio que angustia a todo el pueblo santacruceño y en particular a la docencia”, indica el texto de Tribuna Docente.

Categorías: Sin categoría