En esta tarea de clasificación comenzará a implementarse desde hoy en dos puntos estratégicos: el Centro y Villa Sarita. Para ello, los ciudadanos juegan un rol preponderante ya que, precisamente, la clasificación comienza en cada hogar. Allí, los vecinos deben disponer los residuos de manera separada: los recuperables, por un lado, y biodegradables, por otro. El objetivo es avanzar hasta llegar toda la capital misionera.

Para evitar que la basura quede expuesta en la vía pública, en el populoso barrio de Villa Sarita los desechos se recolectarán entre las 14:00 y 16:00, y dentro de las cuatro avenidas, será después de las 18:00, una vez que finalice la actividad comercial. Para ello se distribuyeron 150 contenedores, dos camiones se afectaron exclusivamente para estas tareas y agentes municipales realizaron campaña de concientización con los vecinos y comerciantes.

La actual gestión municipal estableció la recolección diferenciada de residuos como parte de una política de sustentabilidad para avanzar hacia una ciudad moderna, más sustentable, con menor contaminación y más linda.

Desde la comuna, sostuvieron la importancia de diferenciar residuos húmedos y sucios de secos y limpios, resaltando entre los primeros a aquellos de origen orgánico, y resaltando como reciclables entre los segundos a los papeles y cartones, plásticos, vidrios, telas y metal. Los restos reciclables serán clasificados y procesados.

Es importante tener en cuenta que, bajo ningún aspecto, se deben colocar objetos punzantes sin cubrirlas; de esa forma se evitarán posibles accidentes de los agentes recolectores.

Vale resaltar que el Ejecutivo local brinda a los posadeños un servicio de recolección domiciliaria de residuos que cuenta con un importante despliegue desde lo humano, técnico y logístico, destinando una importante inversión anual para responder a la demanda de una ciudad que crece día a día.