Latam, la aerolínea más importante de la región, anunció que levantará todos los vuelos de cabotaje dentro del país.

La aerolínea solamente se quedará con los vuelos internacionales tanto desde Ezeiza como desde Aeroparque, con una parte mínima de su personal. En tanto, presentará un procedimiento preventivo de crisis al Ministerio de Trabajo para desvincular al grueso de su plantilla, unos 1.700 trabajadores.

«El impacto que han tenido en LATAM Airlines Argentina la pandemia COVID-19 y la dificultad de generar los múltiples acuerdos necesarios para enfrentar la situación actual contribuye a configurar un escenario en extremo complejo, en el que no están dadas las condiciones para viabilizar y sostener a largo plazo las operaciones de la filial», comunicaron.

En concreto, se levantan los viajes desde y hacia Buenos Aires, Iguazú, Bariloche, Salta, Tucumán, Mendoza, Córdoba, Neuquén, Comodoro Rivadavia, Río Gallegos, El Calafate y Ushuaia, con lo cual el país pierde a su segundo mayor operador del mercado.

Según explicaron, la empresa devolverá automáticamente el monto de las compras de pasajes dentro de 30 y 45 días y otorgará vouchers sin diferencia de tarifa para rutas internacionales.

Como explicó LPO, la firma intentó aplicar suspensiones con rebajas salariales del 50%, pero el gobierno la obligó a abonar la totalidad de los salarios a pedido del gremio de los aeronáuticos.

La situación no es muy diferente en Chile, donde ya solicitaron un rescate al gobierno de Piñera en medio de un escándalo por el pago de 34 millones de dólares por parte del principal accionista hacia una firma de los hijos del presidente.

Fuente: La Política Online